Pueblos con encanto: Besalú

Besalú en Girona

Aún recuerdo mi llegada a Besalú, ese encantador pueblo de Gerona. Venía del valle del Núria, del mismo corazón de los Pirineos gerundenses, y aquel día nos descargó una tormenta impresionante que aún se hacía más sobrecogedora cuando bajando de las montañas empezamos a ver el cielo cruzado de rayos que lo iluminaban completamente.

Cuando llegamos a Besalú, ya con el cielo un poco más calmado, vimos recortada la silueta de su puente, que más de una vez ha servido para anuncios de la televisión, y de sus torres contra el cielo encapotado. La estampa era preciosa, y como siempre cámara en ristre, no pude sino empezar a tomar fotografías en cuanto bajé del coche. Y es que con Besalú pasa eso, que no puedes dejar un rincón sin fotografiar.

Un aviso antes de nada; el coche hay que dejarlo a la entrada del pueblo, justo antes del puente medieval que salva las aguas del río Fluviá.

Situado a 33 kilómetros de Gerona, se llega a él por la C-66, y se emplaza entre las comarcas de la Garrotxa y las del Empordá. Es un pequeño pueblo que guarda un sabor especial a tiempos antiguos. Abundan en él las iglesias de más de 6 siglos; las calles empedradas; los muros de adoquines, como si se tratara de una gran fortaleza que en su interior guarda las casas de sus habitantes.

El puente que le da entrada data del siglo XIV. La puerta de entrada que hay justo en el centro del puente es la que se utilizaba antiguamente para cobrar peaje a quien quisiera cruzarlo y entrar en el pueblo. Y una vez cruzado, allí detrás, sobre una colina, se levanta el pueblo, donde destacan las visitas a la iglesia de San Vicente y al monasterio de Sant Pere, ambos románicos. Abajo del pueblo, había unos baños judíos, conocidos como el Miqvé, a los que conducen unas escaleras que se descubrieron, como tantas otras antiguedades encontradas, de sus callejas antiguas.

Torre de la Iglesia en Besalú

Besalú se puede ver en una escapada de fin de semana; en apenas un par de horas, aunque con buen tiempo se puede disfrutar de un buen refrigerio en su plaza central. Y, para completar la jornada, no se puede dejar de visitar en sus alrededores, el lago Banyoles, para pasear por la riviera del lago y comer en algunos de sus famosos restaurantes; o Castellfollit de la Roca, un impresionante pueblo que cuelga literalmente sobre un risco producto de dos rios de lava que tiempo atrás lo dejaron casi aislado.

Besalú es sin duda uno de los muchos pueblos con encanto que hay en España y, particularmente, en la bellísima Gerona.

Otros municipios cercanos con encanto

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Gerona, Pueblos con encanto, Viajar por España



Deja tu comentario