Hotel Museo Palacio de la Serna

Hoteles con encanto: Hotel Museo Palacio de la Serna

Esta semana nos trasladamos hasta Ciudad Real, en la comarca del Campo de Calatrava, allá donde un día ejerciera su actividad la Orden de Calatrava en su defensa contra los almohades que en el año 1158, año de creación de la orden, hostigaban la región. Pero aparte de su importancia histórica, quizás no muchos saben que toda la comarca tiene más de cien volcanes. Precisamente, los mares o cráteres explosivos son uno de los elementos turísticos más peculiares de la comarca, así como la red de manantiales termales.

Valga esta introducción para dar a conocer un poco del lugar donde se encuentra este magnífico hotel museo Palacio de la Serna, exquisito y tradicional en sus formas, pero al mismo tiempo, moderno, cómodo y con un toque especial que lo han convertido en un edificio hostelero señero en Ciudad Real.

El Palacio de la Serna está construido sobre una edificación de finales del siglo XVIII, que primeramente estuvo dedicado a la minería, luego fue granja y Casa del Pueblo y acabó por ser una mansión señorial de estilo neoclásico ubicada en la localidad de Ballesteros de Calatrava.

El edificio tiene toda una muestra de arte repartida por la propiedad, desde esculturas modernistas, hasta cuadros y elementos decorativos realmente particulares. En sus patios interiores podemos disfrutar de algunas de sus muestras con la tranquilidad y el reposo que produce el ruido de sus fuentes y la visión de las flores. O también podemos relajarnos en su preciosa piscina. Y todo con unos nombres fuera de lo común que reflejan la idea de este especial hotel: el jardín de Almanzor, la Fuente de lo Diverso…

Las habitaciones son de lujo; no les falta un detalle; buen gusto y calidad el que desprende nada más entrar en ella, con seis opciones que ofrecen para elegir: habitación doble, doble individual, superior, especial, junior suite y suite, con precios que van desde 120 € hasta los 500 €. Las más baratas, la doble, por ejemplo, tienen bañera hidromasaje y aromaterapia, colchones de látex para descansar mejor, de 150×200 de tamaño, está climatizada, con televisor de pantalla plana y hasta carta de almohadas.

En su restaurante, y siendo de donde son, no podía faltar una excelente carta de vinos, con su propia bodega en Campo de Criptana, además de ricos platos como el bacalao ajoarriero o el lomo de cordero con espárragos trigueros.

Y para quien no esté solamente de pasada, sino que desee pasar unos días para conocer la Comarca, el hotel pone a nuestra disposición una serie de actividades de cuidada selección a los que ellos mismos han puesto nombre: turismo activo, turismo de relax, turismo gastronómico y enológico, turismo para el arte y un paseo por el tiempo.

Podéis conocer más del hotel en su página web.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Ciudad Real, Hoteles con encanto, Viajar por España



Deja tu comentario