La curva del Danubio en Budapest

Al norte de Budapest, el gran Danubio, el Duna para los húngaros, dobla por un estrecho valle que muchos consideran el tramo más bonito de los 3041 kilómetros de río desde la Selva Negra hasta el Mar Negro. Esta es la célebre curva del Danubio, la Duna Kanyar, famosa por sus pueblos históricos y su belleza paisajística, que invita a una excursión, que sólo os llevará un día, en barco, coche o tren. Os la mostramos por si tenéis pensado viajar a Budapest y os cansa un poco la ciudad.

Curva del Danubio

Curva del Danubio

El Danubio es el segundo río más largo de Europa, después del Volga. Fluye a través de nueve países. Antes de llegar a Budapest se ve forzado a discurrir por un estrecho valle a través de los Cárpatos, a 13 kilómetros de la capital húngara. Es una zona muy pintoresca, con verdes valles y colinas, con ciudades con plazas de mercado y fortalezas desde las que se observan unas vistas preciosas. Yo os aconsejo que realicéis un crucero desde Budapest, deteniéndoos en los pequeños pueblos que aparecen durante el camino.

Esztergom es uno de estos pueblos. Combina la historia con su encanto a orillas del Danubio. Fue capital de Hungría durante sus primeros 250 años de existencia, y fue la ciudad natal del primer rey húngaro en el siglo XI. Hoy en día sigue siendo el centro religioso del país con la iglesia húngara más grande que domina la ciudad sobre una colina, junto a las ruinas medievales del Palacio Real, ahora Museo del Castillo. La basílica fue la primera catedral del país. Ofrece vistas maravillosas desde su enorme cúpula y contiene una cripta con un tesoro maravilloso. Su centro histórico presenta calles empedradas que suben hasta la colina del Castillo.

El más conocido de los pueblos que hay a la orilla del río es Szentendre, la perla del Danubio, una pintoresca y vieja ciudad de mercado, con pequeñas plazas y casas con preciosos tejados rojos e iglesias ortodoxas. Los serbios habitaban la ciudad en la época medieval y su estilo contribuyó al carisma de la ciudad aportando numerosas iglesias de estilo serbio. En el siglo XX la ciudad se convirtió en el retiro favorito de muchos pintores y escultores, y desde entonces se le conoce como la ciudad del arte en Hungría, lo que se ve favorecido con una gran multitud de museos y tiendas de artesanía.

Szentendre

Szentendre, la perla del Danubio

Otro los pueblos que podemos visitar en esta curva del Danubio es Visegrad, situado bajo una serie de colinas empinadas. Visegrad fue en su tiempo fortaleza romana situada en la frontera del Imperio Romano. La antigua ciudadela se encuentra en lo alto de la colina sobre la ciudad con impresionantes vistas sobre la curva del río. A la orilla del río están las ruinas de su magnífico palacio, uno de los más bellos jamás construidos en Hungría, que actualmente muestra el Museo al Aire Libre del Rey Matías. La excursión a Visegrad es relajante y tranquila, un lugar perfecto para huir del bullicio de Budapest.

Desde abril hasta septiembre los barcos recorren la curva del Danubio con salidas en Budapest. Un crucero es lo más relajante que os podáis encontrar. Los barcos parten del embarcadero de la capital que se encuentra entre el Puente Erzsébet y el Puente Szabadsag, aunque se detiene para recoger más pasajeros 5 minutos más adelante. Los precios van desde los 6 euros por persona hasta Szentendre, 6.25 euros hasta Visegrad y 6.60 euros hasta Esztergom. Los niños menores de 14 años sólo pagan la mitad y los menores de 4 años gratis. El trayecto dura aproximadamente dos horas hasta Szentendre, 3 horas y media hasta Visegrad y 5 horas hasta Esztergom.

Menos espectacular, pero no por ello menos bonito es el viaje en tren. Los trenes parten de Budapest hasta Szentendre diariamente cada 20 minutos a un precio de 1.25 euros. El viaje dura 45 minutos. Para llegar a Visegrad no hay tren, pues la ciudad no cuenta con estación ferroviaria, sino que hay que hacer escala en Nagymaros desde Budapest, y allí tomar un ferry para llegar al muelle de Visegrad. El tren tiene un precio de 1.95 euros, y el ferry 1 euro. Desde Budapest parten 17 trenes diarios hasta Esztergom, un viaje que dura una hora y cuarto a un precio de 1.95 euros.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Hungria, Viajar por Europa



Deja tu comentario