La venganza de los prusianos en Kaliningrado

Castillo Kongisberg

En Kaliningrado, la antigua Königsberg prusiana, encontramos un edificio singular con una larga historia y del que se dice vive bajo (o encima en este caso) de una venganza histórica. Se trata de la Casa de los Soviets, un edificio emplazado en el territorio que antiguamente ocupaba el castillo Königsberg.

Sabemos por la historia que el origen de tan magna fortaleza se remonta al primer siglo después de Cristo. Los godos, fueron los encargados de levantar este edificio que intentaría por todos los medios controlar la estratégica zona.

Con la llegada del siglo XIII los Caballeros de la Orden Teutónica se harían con la región. La fortaleza construida les vino bien; y es que en ella, y mediante una serie de reformas, crearon un castillo fortaleza de tipo germánico (Ordensburg). A partir de ese momento, el castillo tomaría una nueva función, sería el cuartel general del Gran Mestre de la orden.

El monumental castillo permaneció en pie a pesar de los constantes conflictos con Polonia. Una resistencia que evidentemente se vio incrementada por continuas reformas que lograrían reforzar aun más los muros del histórico castillo. Sin embargo, con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, Königberg se enfrentaría al fuego enemigo de nuevo. Esta vez un fuego y una batalla que sí terminaría haciendo mella; y es que lejos habían quedado ya las rudimentarias armas, que en comparación con las nuevas, habían sido meros arañazos en sus ladrillos.

A pesar de los destrozos y la desaparición de partes importantes del astillo, la estructura central aguantó estoicamente dejando ver, a pesar del deterioro, parte de la magnitud de la edificación original.

Tras la guerra llegó la época soviética. A finales de los 50s se intentaría transformar Kaliningrado en un lugar modelo soviético. Para ello, las autoridades se empeñaron en eliminar muchos de los símbolos prusianos de la ciudad. Entre ellos, se decidió derribar lo que quedaba de la antigua fachada del castillo para poder edificar encima la actual Casa de los Soviéticos.

No obstante, el castillo que antiguamente moró esos terrenos dejó una pequeña venganza en forma de túneles subterráneos. Y es que a lo largo de los siglos se habían construido cientos de ellos por bajo de la fortificación. Túneles que con el nuevo huésped comenzaron a ocasionar hundimientos. El suelo poco a poco fue cediendo y la Casa de los Soviéticos se hizo totalmente inestable en los años ochenta.

Esto ha sido comúnmente denominado como “la venganza de los prusianos” y supuso un desembolso bastante importante de dinero que pudiera arreglar los desperfectos de esa primera construcción. Finalmente las obras terminarían en 2005, casi medio siglo después de su inicio.

Foto 1 vía: anfrix.com

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Lugares con Historia, Rusia, Viajar por Europa



Deja tu comentario