Elefantes sobre el puente de Brooklyn

Nueva York

El puente de Brooklyn es uno de los símbolos más visitado de Nueva York. Cabe destacar que durante muchos años guardó el título del puente colgante más largo del mundo, además fue el primero en utilizar el acero en su construcción. No es por tanto raro que en el momento en el que vio la luz, allá por 1883, se le considerara “la octava maravilla del mundo”.

A pesar de la figura imponente de este puente, filmado en numerosas películas como Godzilla o Deep Impact, no siempre se le ha considerado tan imponente, robusto y seguro. El día de su inauguración fue transitado por un total de 150.300 personas, que se acercaron entre curiosos y asombrados al nuevo monumento para cruzarlo o bien andando o bien en coche. Desde ese primer día los rumores de su inestabilidad fueron frecuentes. Los funcionarios tenían miedo de que en un momento dado pudiera ser el escenario de una tragedia, y la prensa pecó de sensacionalista extendiendo dudas sobre su seguridad.

La trágica escena no tardó mucho en desarrollarse. Tan sólo una semana después de la inauguración un terrible accidente sorprendió a las 20.000 personas que estaban cruzándolo en ese preciso momento. No se sabe muy bien que fue lo que pasó, en algunos informes se habla de que una mujer se tropezó y gritó generando el pánico que se fue extendiendo por todo lo largo y ancho de la superficie del puente. El caso es que el miedo se apoderó de la gente que lo transitaba pensando que iban a morir. Si nos imaginamos la desorbitada respuesta de una masa de 20.000 personas con miedo, lo raro es que no hubieran más victimas mortales, fueron un total de 12 personas las que perdieron la vida y aproximadamente 30 resultaron heridas. A partir de ese momento la desconfianza ante el puente de Brooklyn aumentó. Todo el mundo dudaba de su seguridad y muy pocos se atrevían a cruzarlo.

Tras este desagradable acontecimiento, aproximadamente un año después, el excéntrico P.T Barnum decidió dar un espectáculo encima del puente que al mismo tiempo devolviera la confianza de los ciudadanos en la obra. Paseó nada más y nada menos que con una manada de 21 elefantes. Una vez terminó su paseo declaró firmemente “el puente es completamente seguro”. Este espectáculo sería la clave para que finalmente los neoyorkinos volvieran a aceptar la seguridad del puente de Brooklyn, el cual sigue siendo a día de hoy una de las paradas obligadas en Nueva York.

Foto vía: absolutNuevaYokr

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Estados Unidos, Lugares con Historia, Viajar por América



Deja tu comentario