Con la mochila al hombro, en Nueva Zelanda

albergue-en-nueva-zelanda

No todos los viajeros viajan con maletas y se alojan en hoteles de 4 o 5 estrellas. A decir verdad el turista promedio no es el de tanta categoría sino uno que piensa más en la economía. En el otro extremo del turista premium está entonces el mochilero, el hombre o mujer que lleva su vida al hombro, de aquí hacia allá, con mapa en mano, conociendo gente y viajando como puede.

Casi todos los países pueden visitarse así y Nueva Zelanda no es la excepción. Si te decides a ir de mochilero a este país de Oceanía entonces debes saber que hay cientos de lugares donde te puedes alojar y compartir historias con otra gente como tu. Los albergues de mochileros de Nueva Zelanda y los youth hostels tienen fama de ser sitios limpios y confortables así que debes tenerlos muy en cuenta.

Veamos algunas de sus características: algunos de estos alojamientos pertenecen a alguna cadena internacional o nacional de albergues y otros son privados. Las habitaciones varían de sitio en sitio porque mientras unos ofrecen solo dormitorios (unisex o divididos por género), otros ofrecen habitaciones singles, dobles y triples.

En la mayoría de los casos se ofrece baño y cocina compartidos y lo cierto es que es mejor así, por lo menos lo de la cocina, porque es el espacio donde socializas, te haces amigos o planeas otros viajes. También, si no viajas con bolsa de dormir, muchos albergues alquilan sábanas y tienen máquinas lavadoras de ropa para que hagas la colada de tus pocas pertenencias de vez en cuando.

¿Pero hay albergues en toda Nueva Zelanda? En casi todo el país, sí, aunque en algunas regiones hay más que en otras. Por ejemplo, ten en cuenta que la mayoría están en las regiones de Canterbury, Hamilton – Waikato, Northland, Nelson y la costa Oeste.

¿Viajas a Nueva Zelanda? Prueba alojarte en los albergues, son una buena opción si no te molesta compartir.

Foto: vía Travel Dudes

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Nueva Zelanda, Viajar por Oceanía



Deja tu comentario