O Cebreiro, la magia del Camino de Santiago

O Cebreiro

 Cuando hice el Camino de Santiago tuve la enorme oportunidad de conocer uno de los pueblos más mágicos que me haya podido encontrar nunca. Se trata de O Cebreiro, en la provincia de Lugo, pueblo que está considerado la entrada del Camino de Santiago en Galicia. A pesar de su pequeñez, en temporada jacobea suele estar lleno de peregrinos, que hacen aquí una parada natural y obligada, sintiendo el misticismo y la magia de la ruta.

Pero la magia de este rincón gallego no sólo está en el pueblo en sí, sino en los paisajes que lo rodean. La vista nos alcnazará hasta la Sierra de Rañadoiro, con sus bosques de robles y castaños, y sus montes color esmeralda. Un poco más allá, en el horizonte, se divisa la Reserva Nacional de los Ancares, mientras que al sur se halla la Sierra de Caurel.

Pasear por O Cebreiro es remontarnos muchos siglos atrás. El silencio de sus casas de piedra, su aspecto gris y sus calles empedradas. Resulta mágico recorrerla a la caída de la tarde, cuando los peregrinos buscan un lugar para descansar. Y es que desde el siglo XII se habla rn muchos escritos que a través del monte Cebrero se llega a tierras gallegas. Pero más aún, las legiones romanas utilizaron el llamado itinerario Antonino para cruzar el pueblo.

O Cebreiro ha estado siempre ligado al Camino de Santiago. Por aquí han pasado todos los personajes habidos y por haber que han llegado a los pies del santo. La visita a la población la iniciamos en la Iglesia de Santa María la Real, construida entre los siglos IX y X en un estilo aún prerrománico típico de esta zona. Durante el siglo XI fue entregada a una oden benedictina procedente de Francia. Pero en ella se guarda una mágica tradición: aquí fue donde se gestó el mito del Santo Grial.

En O Cebreiro tendremos el gusto también de visitar las construcciones más antiguas del norte hispano, las famosas pallozas. Se sitúan en el Parque Etnográfico do Cebreiro. Se cree que fueron casas prerromanas. Son muy fáciles de distinguir, ya que sus paredes son redondas, de pizarra, con cubierta y techo de centeno. Dentro de las pallozas vivían juntos los hombres y los animales. La mayoría de ellas se pueden visitar.

En O Cebreiro y alrededores hay hoteles económicos donde alojaros, además de buenos lugares para comer, pero sin duda tenéis que probar el queso de leche de cabra o de vaca que se fabrica artesanalmente, uno de los mejores de Galicia.

Foto Vía Chairego

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Lugo, Viajar por España



Comentarios (3)

  1. Blog viajes dice:

    No puedo estar más de acuerdo contigo, yo también he visitado O Cebreiro y puedo decir que esun lugar que recomiendo a todo el mundo.

  2. Boni dice:

    Buenas.

    Soy un enamorado del camino (ya llevo 3)y siento discrepar contigo. No en perjuicio de O Cebreiro, ya que comparto todas tus afirmaciones, sino en beneficio de tantos y tantos pueblos maravillosos que jalonan el camino.

    Un abrazo

    Una pregunta. Creo que la foto que pones es de Molinaseca (corrígeme si no es así). Pon una de O Cebreiro ¿Ok?

  3. Jose Manuel Vargas dice:

    Hola Boni, qué tal

    La verdad que comparto contigo ser un enamorado del Camino. También llevo mis caminos, precisamente, y es cierto que hay otros lugares, además de O Cebreiro, maravillosos a lo largo de cualquiera de las rutas.

    En cuanto a lo de la fotografía, ésta sí es de O Cebreiro, concretamente de la Iglesia Parroquial, un lugar místico en el que hay que detenerse.

    Un saludo y gracias por el comentario !!!

Deja tu comentario