Schokland, contra la fuerza de las aguas

Schokland, patrimonio mundial unesco

Patrimonio de la Humanidad: Schokland

Hace años, la antigua isla de Schokland estaba rodeada por un sector del mar del Sur que la mantenía incomunicada con las tierras continentales que se ubicaban en las cercanías de la región. Cuando las aguas que la sitiaban comenzaron a ser drenadas hasta desaparecer, este lugar se convirtió en un poderoso símbolo de la constante lucha de Holanda con el mar.

Desde entonces, el acceso a Schokland es posible desde todos los puntos por vía terrestre. Este espectacular fenómeno le valió la inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Así, se transformó en el primer monumento holandés en formar parte de este prestigioso grupo de sitios que son considerados poseedores de un valor digno de ser admirado por el mundo entero.

En nuestros días, Schokland es un paisaje extraordinario, que conforma uno de los tantos pólderes de Holanda. Este territorio ganado al mar –tal la definición de pólder– es un destino turístico muy recomendable para todos aquellos que se interesen en la historia neerlandesa pero también para los amantes de la belleza natural.

Paseando por las calles de Schokland es posible llegar hasta los restos del faro y del viejo puerto del norte. Al sur, el Museo de Schokland es una de las principales atracciones urbanas de la zona. Fue fundado en 1948, en una antigua iglesia de Middelbuurt que se refaccionó para tal fin. Su objetivo es preservar el paisaje regional y difundir la historia de la heroica lucha llevada a cabo por los habitantes para ganar terreno al mar.

Las poderosas inundaciones que asediaron a la isla tuvieron un punto cúlmine en 1825, cuando la destrucción masiva de la ciudad obligó al gobierno a prohibir el asentamiento humano. Los yacimientos arqueológicos son en la actualidad un emblema holandés del triunfo contra las aguas del mar. Desde 1940, Schokland forma parte de la Holanda continental.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Holanda, Patrimonio de la Humanidad, Viajar por Europa



Deja tu comentario