Zagreb la capital croata

funicular de Zagreb

Zagreb es la capital de Croacia y aunque  es de lo menos visitado cuando se va a este país, es un lugar que merece la pena. Parece poco atractiva de entrada, pero la conclusión final es que se trata de una ciudad con muchísimos encantos.

Se divide en Donji Grad, ciudad baja y Gornji Grad, la ciudad alta. Si os parece empezamos por la parte baja, donde encontraremos grandes palacios de estilo modernista. Por esta zona caminarás entre museos y por plazas- jardín que harán tu paseo más agradable, pero recuerda que estás en la ciudad moderna y que lo mejor está por venir.  

Donji Grad es la zona de los ejecutivos, de los centros comerciales y de la vida realmente agitada de cualquier capital, pero aquí con tranvías que la llenan de encanto. Te aconsejo que pasees hasta la estación del funicular, construido en 1891 y que subas.

Tan sólo son 60 metros de subida, arrancando desde una pendiente y ya te aviso que con asientos nada cómodos hechos de madera. Eso sí, te ahorras subir cuesta arriba y vives la experiencia de un funicular croata.

Cuando llegas a Gornju Grad el ambiente cambia totalmente. Sentirás la calma de sus calles medievales de ladrillo rojo, silencio y tranquilidad. Pasarás por la Iglesia de Sveti Marko, del siglo XIII con un tejado dibujado de colores vivos. En este barrio no te perderás e irás de una calle a otra sin darte cuenta, descubriendo algo distinto cada paso que des.

En la calle Opaticka está el Café Zabica, para y prueba un café con nata. Este lugar abrió hace 150 años y con el tapizado de sus sofás pensarás que te encuentras en la época del imperio austrohungaro. No suele ir mucha gente, así que se trata de un lugar tranquilo para descansar un poco.

Sin saber como, llegarás a la Puerta de Piedra, la antigua entrada a la ciudad. Arcos y un pequeña capilla que guarda la imagen de una Virgen rodeada de velas que dejan los fieles. Cuando digo rodeada de velas, digo muchísimas velas. Los turistas paran para hacer fotos…

Dos calles interesantes de esta zona de Zagreb son Radicev y Tkalciceva, en la primera están las mejores galerías de arte de la ciudad, pero a mi me gusta más la segunda que está llena de casitas de colores pastel rodeadas de flores a partir de la primavera. En esta calle además hay bares, restaurantes con terracitas, galerias de jóvenes artistas y también artesanos. La calle Tkalciceva es sin duda, la más animada de la ciudad.

calle Tkalciceva Zagreb

Cerca está el barrio Kaptol al que tendrás que ir para ver la Catedral de Sveti Stjepan con altas agujas neogóticas que iluminadas por la noche parecen llamas que caen del cielo. Recorre alguna de las calles del Kaptol  porque están llenas de casas del  siglo XVII, realmente preciosas. Luego pasea por el Mercado Dolac, lleno de sombrillas de colores que protegen del sol a los vendedores de huevos, quesos caseros de pueblos vecinos e incluso pescado de las islas.

A finales de mayo se celebra en Zagreb el “Cest is d’best”, un festival que trae a las calles de esta capital a artistas callejeros, mimos, malabaristas y actores de todo el mundo. En verano hay otro festival dedicado al teatro de vanguardia: Eurokaz.

Una ciudad que vive la cultura compartiéndola con todo el mundo, y es que en Zagreb hay muchísimos festivales a lo largo del año. Se nota que Zagreb es un lugar en el que los jóvenes son los protagonistas de la nueva energía que respira la ciudad. Una ciudad agradable y que enamora al cien por cien.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Croacia, Viajar por Europa



Deja tu comentario