Oporto, el encanto de una ciudad portuaria

Oporto es la ciudad de lo viejo y de lo nuevo. De arquitectura contemporánea mezclada con románico, gótico, barroco y neoclásico.

El casco viejo de Oporto fue declarado Patrimonio de la Humanidad y está lleno de casas con azulejos de colores y balcones con barandillas de forja eso sí, lo decadente destaca en esta ciudad. Verás paredes desconchadas y ropa tendida en esas bellísimas fachadas barrocas, pero precisamente esto forma parte del encanto de Oporto.

Oporto

El barrio de la Ribeira, situado junto al río, fue un puerto de mercaderes muy animado en el siglo XV. Hoy la zona sigue estando animada, pero por los restaurantes y las terrazas repletas de turistas y donde seguro que tú también aprovecharás para tomar el aperitivo de media mañana.

Te aconsejamos que te embarques en un “rábelo”, réplica de las antiguas embarcaciones de transporte fluvial y que hagas un mini crucero de media hora cruzando los puentes de Oporto.

Navegando por el Duero, tendrás una visión más auténtica. Descubrirás el puente de la Arrábida de 270 metros y los puentes de hierro de Maria Pía y de Dom Luis I, construidos por Eiffel.

Rábelas navegando por el Duero (Oporto)

En Oporto tienes muchas cosas que ver, por ejemplo la Casa de la Música, que es precisamente la sala de conciertos más vanguardista de todo Portugal y con un diseño que no te dejará indiferente.

Algo obligado es subir a la famosa Torre de los Clérigos, edificio barroco del siglo XVIII con un campanario que está a 76 metros de altura. Para llegar hasta aquí arriba tendrás que escalar 225 escalones, pero disfrutarás de la mejor vista de la ciudad.

Si quieres hacer las compras típicas de casi todos los viajes, te aconsejamos que vayas A Pérola do Bolhao, una tienda de ultramarinos con una fachada modernista de 1917, donde podrás comprar productos típicos de Portugal como queijadas y chourisos.

A perola do bolhao

En los alrededores de Oporto te proponemos una visita a Braga, la ciudad con la catedral más antigua de todo Portugal y el Santuario de Bom Jesús a 5 kilómetros de la ciudad y donde tendrás que recorrer 300 metros de desnivel utilizando un funicular que funciona con agua. Si no quieres usar el funicular sube a pie y podrás observar mejor todos los detalles arquitectónicos y pictóricos de sus escaleras. Cada rellano tiene una serie de fuentes: la herida de Cristo, los Cinco sentidos y las Virtudes. Este camino es el que eligen los peregrinos y tardarás unos 15 minutos en recorrer los 365 peldaños.

Santuario de Bom Jesus de Braga

Otra excursión que puedes hacer si decides visitar Oporto es ir hasta Guimaraes, la población donde nació el país. Paseando por su casco urbano te adentrarás al pasado noble de esta ciudad. Llegarás a creer en algún momento que te has trasladado a la época medieval de castillos y palacios construidos por los nobles que habitaron este lugar.

Y no nos olvidamos de la gastronomía porque lo mejor de Oporto y del país entero, es el bacalao. Lo preparan de 366 maneras diferentes, una para cada día del año, incluso si ese año es bisiesto.

Y… para acompañar el bacalao, nada mejor que un vinito del Alto Duero aprovechando que estás en un lugar con denominación de origen.

Aquí podrás encontrar tus vuelos y hoteles en Oporto.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Portugal, Viajar por Europa



Deja tu comentario