El carnaval jujeño en Argentina

Máscaras, disfraces, danzas y bebidas. Con las mismas características que los carnavales mundiales, pero relacionado íntimamente con la cultura local, Jujuy, provincia del norte argentino, invita a participar de una fiesta diferente durante una semana en el Carnaval Jujeño , un espectáculo autóctono, popular y altamente participativo. Del 2 al 10 de febrero, la Quebrada de Humahuaca se tiñe de rojo, la música popular inunda las calles y los habitantes ofrecen amistosamente comidas y bebidas típicas.

Carnaval jujeño

El carnaval jujeño es simbolizado por un diablo carnavalero. La fiesta comienza con el desentierro de éste, brindando y bailando al ritmo de las comparsas que desfilan por las calles de los pueblos, y termina cuando se lo entierra. Serpentinas y harina vuelan por doquier como parte del ritual. Según la creencia, este diablo es quien fecundó a la Pacha Mama (madre Tierra), dando origen a las semillas, raíces, troncos, follajes y frutos de la región. Tan arraigada está esta celebración ancestral en Jujuy, que es la única provincia que festeja el carnaval durante cuatro jornadas no laborables consecutivas, en la que los turistas y locales disfrutan al ritmo de las melodías autóctonas, beben y comen todo lo que ofrecen los habitantes de los pueblos.

Esta milenaria manifestación popular fue introducida en América por la conquista española, y se fusionó con otras modalidades precolombinas de festejar la fecundidad de la tierra. Durante esos días, el diablo trae alegría, baile, bebida y desfreno. La característica del festejo es la participación de todos los concurrentes, es por ello que se debe tener el espíritu predispuesto para el evento.

Carnaval jujeño

Liberado el diablo que permaneció un año bajo tierra, las comparsas bajan a los pueblos desatando la alegría y la música. En esta fiesta participan todos los presentes, tanto nativos como visitantes, y no faltan el vino, la chicha (bebida alcohólica hecha a base de maíz), ni las típicas comidas norteñas. Después de los 5 días de carnaval, el «domingo de Tentación», las comparsas, turistas y pobladores vuelven al monte y hacen nuevas ofrendas a la Pacha Mama. Se ahuyentan a los malos espíritus y se vuelve a enterrar al diablo rojo entre hojas de coca, alcohol y cigarrillos. En un año, volverán los enmascarados, la música, la chicha y la alegría.

Cerro de los siete colores

Cerro de los siete colores

¿Cómo llegar?
En auto:
Se puede llegar a Jujuy (1750 Km) a través de la Rutas Nacionales 9, que une Buenos Aires con La Quiaca, pasando por Rosario, Córdoba, Tucumán, Salta, San Salvador de Jujuy, Tilcara y Humahuaca.
En avión: Salen vuelos diarios del Aeroparque de Buenos Aires con destino al Aeropuerto Internacional Doctor H. Guzmán, a 32 Km de la ciudad capital. El pasaje en avión ida y vuelta a San Salvador de Jujuy cuesta apróx. $500 (unos 142 euros).
En autobús: Desde la Estación Retiro de Buenos Aires, salen autobuses con asiento “semicama”. El pasaje cuesta alrededor de $105 (23 euros apróx.) y el viaje toma unas 22 hs.
*Alojamiento*
San Salvador de Jujuy:
La capital de la provincia está situada entre los ríos Grande y Xibi Xibi, a 1259 metros sobre el nivel del mar. Ofrece un interesante contraste entre lo moderno y lo colonial. Se destacan sus museos, plazas y paseos.
Quebrada de Humahuaca: El pueblo que da nombre al partido fue fundado en 1594. Momumentos, iglesias y plazas coloniales merece ser visitadas, pero más aún el “cerro de los 7 colores”, un paisaje único en el mundo.
*Mas información*
Casa de Jujuy en Buenos Aires
(54) (011) 4939-6096/1295
www.turismo.jujuy.gov.ar

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Argentina, Carnaval, Curiosidades, Pueblos con encanto, Viajar por América



Comentarios (2)

  1. Nice blog, i have added it to my favourites, greetings

  2. Abril dice:

    Es MUY importante y lo necesitoooooooooooo!!!!!!!!!

Deja tu comentario