Navidad en Laponia

Navidad en Laponia

Llega la Navidad, cargada de magia, de sueños, de ilusiones, de sonrisas risueñas para unos y nostálgicas para otros. Sonidos y colores que se mezclan para dar paso a sensaciones cálidas y recuerdos entrañables. Navidad, familia, hogar, amor… y muchos propósitos. Son palabras relacionadas. Desde SobreTurismo tenemos un nuevo propósito: acercaros a la Navidad en distintas partes del Mundo; su cultura, sus fiestas, su gastronomía.

Acompañadnos en este viaje mágico que hoy comenzamos, al país de los sueños y la ilusión. A partir de hoy, sólo con pulsar en la barra de menú, podréis acceder a todos los artículos que vayamos escribiendo sobre la Navidad.

Si algún sitio en el mundo podemos relacionar con la Navidad, ese es Laponia. Sí, ¿os lo imagináis? una Navidad en Laponia, al calor de un buen hogar, con un paisaje nevado, y cómo no, Santa Claus, paisano del lugar, de Korvantunturi, en plena Laponia finlandesa. Allí vive con su esposa y su equipo de gnomos… pero no adelantemos acontecimientos.

La Navidad está considerada como la época festiva más importante de Finlandia. Ellos la comienzan el 13 de diciembre, día de Santa Lucía, cuando una doncella baja desde la escalinata de la Catedral Luterana de Helsinki para iniciar la procesión que proclama que la época de paz comienza. Y es que para los finlandeses está tan asociada la idea de paz a las Navidades que ellos siempre felicitan estas fiestas con un «Rauhallista Joulua» (Navidades pacíficas).

En el primer domingo de adviento las iglesias abren sus puertas al compás del hosanna de Vogler para convocar a sus feligreses. Se celebran ese día por toda Laponia los conciertos de adviento. Es la señal para que las ciudades y comercios comiencen a engalanarse.

Navidad en LaponiaEn las familias es tradición encender velas con cada domingo de adviento. Cuando se llega a Nochebuena, todas las familias deben tener una fila de candelas encendidas (una por cada domingo), haber enviado sus tarjetas navideñas, y haber colocado los adornos. Los arbolitos se suelen llevar a casa la víspera de la Nochebuena, y allí es tradicional adornarlos con banderas de los distintos países en señal de unión. También se usan los «himmeli», unos adornos con formas geométricas hechos con pajillas huecas. El abeto se ilumina con velas, que sólo se pueden encender a partir de la Nochebuena, nunca antes.

Precisamente las velas nos ofrecen un espectáculo digno de ver para quien pasa la Navidad en Laponia por primera vez. Es costumbre en todo el país que al oscurecer el día las familias al completo se dirijan al cementerio y que se enciendan veles por sus seres queridos, dejando sobre sus lápidas una rama de abeto. Cuando acaba la ceremonia, la imagen del cementerio impresiona, pues bajo un manto de nieve yacen las tumbas y la única luz existente es la de miles de velas encendidas que dibujan las siluetas de las lápidas.

Pero las tradiciones están para cumplirlas, y el anuncio de la Navidad en Laponia se hace oficialmente desde Turku, antigua capital finesa, a las 12 de la noche, desde donde se radia el mensaje de paz a todo el país. Las familias se reúnen en las casas ese día, el más importante del año para los finlandeses y celebran la tradicional cena de navidad.

Lo habitual en Laponia es el jamón navideño. Algunas veces se usa el pavo, pero es una tradición más moderna. El acompañamiento es a base de puré de nabos y patatas, y se suele incluir platos con bacalao y, para finalizar el arroz con leche. Pero antes de la cena todos atienden al momento esperado por los niños: la llegada de Papá Noel.

Joulupukki, como lo conocen allí, aparece siempre en cada casa, y generalmente, suele ser un miembro de la familia que se disfraza y llega con un saco cargado de juguetes. Al entrar siempre es costumbre hacer la misma pregunta… «¿hay algún niño bueno en casa?»… los niños, alborozados gritan ansiosos… «siiiiiiiii», y entonces le cantan y bailan alrededor, hasta que Joulupukki se sienta para contarles la aventura de cruzar las nieves en su trineo para llegar hasta allí.

El día 25 allí, prácticamente, no se celebra; es un día de relajación. El 26 de diciembre, por contra, también es fiesta en la región. Las gentes suelen salir a pasear en trineos y se celebran fiestas y bailes.

Navidad en Laponia

Para el turista, vivir esta Navidad en Laponia será distinta. En Laponia son mucho más familiares y recogidas. Menos fiestas nocturnas, y por contra reconoceremos muchas tradiciones navideñas que parecíamos tener olvidadas. Tradiciones que siempre asociamos a la Navidad, como pasear en trineo o visitar el poblado de Santa Claus a las afueras de Rovaniemi.

Las ofertas de viaje en estas fechas llevan maravillosas aventuras que harán de esta Navidad una Navidad distinta. Desde Laponia podremos descubrir el Ártico en toda su plenitud. Asistiremos a verdaderos espectáculos naturales en el cielo, como las apariciones de auroras boreales, las conocidas como «luces del Norte«, estelas que según las leyendas dejan los zorros al cruzar el firmamento ardiendo. y ver ese cielo así, ardiendo literalmente, sobre un lago helado, es algo que te dejará impresionado para siempre.

Podremos conducir motonieves, o pasear en trineos tirados por huskys siberianos, navegar en rompehielos por el Báltico, y cómo no, visitar a Santa Claus en su propia casa; en el Santa Park que sólo para él crearon en el mismísimo Círculo Polar Ártico, hasta donde podremos llegar en un trineo tirado por renos, y desde allí, mandar una postal con el sello oficial del Ártico.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Finlandia, Navidad en el Mundo, Viajar por Europa



Deja tu comentario