Pueblos con encanto: Pedraza, villa medieval

Pedraza

Declarada Conjunto Monumental en 1951, Pedraza, pequeña villa situada en el piedemonte segoviano, tiene un sabor tradicional único y la capacidad de hacerte vivir décadas ya pasadas, de aquella España de mediados del siglo XX.

Pedraza es un pueblo que aún conserva un toque medieval, intacto gracias a la acción restauradora que se ha venido realizando en los últimos años. Hasta la misma asociación Europa Nostra reconoció esta labor de mejora con un diploma. Fueron los siglos XVI y XVII los que la vieron crecer gracias sobre todo al ganado lanar. Fueron famosos sus telares y sus mercados, y años más tardes, famosos escritores como Unamuno o pintores como Zuloaga hicieron de Pedraza su casa.

Y todo ese ambiente medieval se respira desde el mismo momento en que atravesamos su portón de clavos anchos y madera ya roída mientras a su alrededor se extiende un vasto paisaje castellano de enebros.

Nada más cruzar la única entrada a la ciudad nos encontramos la cárcel, que funcionó hasta el comienzo del siglo XX y que hoy día es visitable pues encierra un museo de Ignacio Zuloaga. Junto a ella, y subiendo por la calle Mataderos veremos la Iglesia de Santo Domingo. Entrando en la calle Angosta llegaremos a la Plaza Mayor, una preciosa plaza porticada, con soportales, claramente rural pero muy bien conservada, donde destaca el grupo de casas que hay frente a la Iglesia de San Juan Bautista de estilo románico. Volviendo por la calle Mayor nos adentraremos en la Plaza de Santa María, que conecta con la Plaza Campillos, presidida por la Iglesia de Santa María, con una fuerte arraiganza histórica, pues en tiempos fue visitada por Carlos IV.

A su espalda, a lo lejos veremos en perfecto estado el castillo de Pedraza, edificado en el siglo XIII, pero reconstruido en el XV. A principios del siglo XX, Zuloaga lo compró por 12.999 pesetas junto a la iglesia de Santa María, y lo restauró nuevamente. Hoy día, una de sus torres homenaje está dedicada a segundo museo del pintor. También la calle Real conecta la plaza Mayor y el castillo, constituyéndose en la arteria principal del pueblo.

Es Pedraza un pueblo encantador, capaz de hechizar, pero si queremos captar su verdadero ambiente habremos de intentar pasar la noche allí, y es que este bellísimo pueblo es ya tan conocido que durante los días del fin de semana, sus calles se llenan de turistas que se acercan desde Segovia o Madrid para visitarlo. Sin embargo, de noche, las callejas recuperan su sabor, y se vuelven silenciosas y nostálgicas.

Para seguir disfrutando de la geografía española

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos con encanto, Segovia, Viajar por España



Deja tu comentario