Huaxi, una ciudad habitada por ricos

Huaxi

Imaginad una ciudad en la que todos sus habitantes sean ricos. Un lugar en el que cada familia tenga un adosado de 400 metros mínimo, tantas TV de plasma como habitaciones o tantos coches como integrantes en el núcleo familiar. Un paraíso en el que sus 2.000 habitantes cuentan con un sueldo medio de 1.024 euros, además de llevarse todos los años suculentas sumas de beneficios. No se trata de un sueño, se trata de un lugar real llamado Huaxi.

Huaxi es una población ubicada a tan sólo dos horas de Shangai, y es a día de hoy la villa más rica y prospera del país. Según el propio gobierno chino, en Huaxi se pueden ver claramente los frutos del “verdadero socialismo rural” del país.

Al parecer no siempre fue así, hace 40 años este rincón era uno de los más pobres del distrito. Contaba apenas con unas cuantas familias agrarias en situación precaria, las cuales hacían verdaderos esfuerzos por mantenerse con vida al final de la jornada. Bajo ese contexto surge la figura de Wu Renbao, el primer secretario del Partido Comunista del pueblo. Este hombre decidió durante 1968 hacer oídos sordos a las proclamas maoístas de la Revolución Cultural y crear secretamente una fábrica privada con el capital de la comunidad. Una empresa creada por el pueblo y que pertenecía a las 800 personas que constituían el censo de Huaxi.

Durante la posterior política de apertura a finales de los 70, esta fábrica se convirtió en una cooperativa y gracias a la apertura económica en sociedades privadas ligadas a esta misma cooperativa. Finalmente en 1994 se crea el Grupo Jiangsi Huaxi y para 1999 ya estaban cotizando en bolsa consiguiendo ganancias bastante importantes.

Huaxi

Actualmente este grupo cuenta con aproximadamente 60 empresas que dan trabajo a unos 48.000 habitantes de todo el distrito. ¿Lo mejor de todo? Que todos los habitantes de Huaxi son accionistas y se reparten orgullosos sus beneficios año tras año. Los “fundadores” de esta idea viven de forma ostentosa disfrutando de los atractivos culturales que la ciudad ha ido añadiendo con el paso de los años. Pequeñas (o no tan pequeñas) recreaciones de los monumentos más importantes del mundo como la estatua de la libertad, el arco del triunfo francés, la muralla china o la ciudad prohibida. Todas ellas reunidas en el Parque Mundial que se ubica en la montaña Longshan. También cuentan con otros parques como el Parque Farmer en el que se hace un extenso recorrido por todas las épocas de China.

El poder económico de este lugar es tal que recientemente han construido el hotel más lujoso de todo el país, con afán de atraer más turistas y hacer más dinero aún. Un hotel que entre otras excentricidades cuenta con suelos de oro o una enorme estatua de oro macizo en su entrada. Una forma de aumentar el turismo y abrir un poco más al mundo este ejemplo exitoso del “verdadero socialismo rural” de China.

Para llegar hasta aquí lo mejor sería volar hasta Shangai y desde allí viajar en tren hasta Huaxi. Una experiencia que os sorprenderá.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: China, Lugares con Historia, Viajar por Asia



Deja tu comentario