La Catedral de Mónaco, descanso eterno de Gracia y Rainiero

catedral-de-monaco

Hay principados y principados. Por ejemplo, de un lado tenemos a Montenegro, un estado pequeño, tranquilo y casi desconocido y del otro lado tenemos a Mónaco, un estado colorido cuya familia real no deja de aparecer en las noticias de la prensa amarilla y rosa. Tiempos modernos.

Mónaco es un país realmente pequeño, situado sobre la riviera francesa, una tierra ocupada ya por los fenicios y romanos y gobernada por los Grimaldi desde su palacio desde el siglo XIII. Su independencia estuvo en juego varias veces pero, hábil, ha sabido renovarse (casinos mediante) y salir airoso de esas cuestiones. Pero Mónaco no deja de ser un estado antiguo, con historia y rincones interesantes que van más allá de su agitada familia real.

Por ejemplo, en la ciudad de Mónaco, Mónaco Ville, está la Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, una iglesia católica que guarda las tumbas de varios integrantes de la familia real, los Grimaldi. Si eres aficionado a todo lo rosa, las andanzas de las hermanas, los amoríos del príncipe Alberto y la historia de su madre, Grace, la iglesia es un buen lugar para empezar.

No es una iglesia muy antigua, data del siglo XIX, pero se alza en el mismo lugar en el que estaba la primera iglesia de Mónaco construida en el siglo XIII y consagrada a San Nicolás.  La catedral es sede de los momentos y eventos mas importantes del principado, los festejos nacionales, conciertos musicales, misas, funerales y bodas.

La catedral está construida con piedras blancas extraídas de La Turbie y guarda cierto estilo romano-bizantino. Hay un altar realizado por Louis Bréa que data de 1500 y el altar mayor está realizado en mármol de Carrara. El órgano es un bello instrumento de cuatro teclados, construido en los años ’70, que suena de maravilla y que puedes oír desde septiembre a junio todos los domingos a las 10:00 cuando canta el coro infantil.

Por último, aquí se encuentran enterrados el matrimonio real mas famoso de todos los tiempos, por lo menos en lo que a Mónaco se refiere: el Príncipe Rainiero y la princesa Gracia de Mónaco.

No todo es lujo y glamour en Mónaco. También hay rincones y lugares para el turismo asequible. La visita a su catedral es imprescindible.

Información práctica sobre la Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción:

. Ubicación: Rue Colonel-Bellando de Castro, 4. Mónaco Ville.

. Entrada: gratuita.

. Horario: de 8:30 a 19:00.

Foto vía: James Merriman

Imprimir

Categorias: Monaco



Deja tu comentario