Las Cuevas de Han-sur-Lesse en Belgica

La votación para elegir a las 7 Maravillas del Mundo Natural continúa su curso, y entre los candidatos europeos se encuentran las Grottes –o cuevas– de Han-sur-Lesse. Están ubicadas en las afueras del poblado del mismo nombre, en territorio belga, y fueron formadas por la erosión que las aguas del río Lesse produjeron en una colina de caliza.

El Lesse es un río subterráneo con parte de su cauce a cielo abierto. Si seguimos su sendero, lo veremos desaparecer bajo el Gouffre de Belvaux, y resurge como por arte de magia del otro lado de la colina. Fue recién a principios de los 60 que se descubrieron los tesoros que ocultaba en su lecho, y desde entonces esta región no ha dejado de recibir turistas.

Bajo las cuevas se oculta un verdadero mundo surrealista, e introducirse en sus profundidades es como transportarse a otra dimensión. Para llegar hasta allí, existe una línea de tranvía que antiguamente formaba parte de la red ferroviaria de Bélgica, pero que hoy cumple sólo la función turística de guiar a los visitantes hasta la entrada de las cuevas.

Para conocer su interior, es posible tomar un paseo en bote por el río Lesse, que pronto nos deja en sombras bajo las inmensas paredes de piedra caliza que supo tallar durante años. El espectáculo de luz y sonido que se realiza allí es parte de la visita, y permite apreciar la gran dimensión de las cámaras más grandes de las cuevas, así como su magnífica acústica.

Son muchas las “salas” que componen el total del pasadizo subterráneo. Una de las más impresionantes es la Cámara Misteriosa, no sólo por su nombre, sino también por los sorprendentes colores que exhibe en sus muros naturales. Fueron producidos por los minerales acarreados por las filtraciones de agua: rojo, naranja, verde y azul, forman un cuadro encantador.

A la salida de esta cámara, es posible descender del bote y caminar entre las formaciones calizas, conocidas como estalagmitas y estalactitas. Más adelante, el Hoyo de Han es la puerta de regreso al mundo exterior. Desde finales de la era Neolítica, peregrinos de todos los rincones de Europa se reunían aquí para adorar a sus dioses en este escenario maravilloso.

Foto 1 Vía: Flickr

Foto 2 Vía: Visit Belgium

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Bélgica, Siete Maravillas del Mundo Natural, Viajar por Europa



Comentarios (2)

  1. marlene dice:

    no esta muy bueno apliquen mas informacion

  2. Rosa dice:

    Actualmente ya no se desciende en bote sino andando por unas pasarelas o por las galerías. El efecto de luz y sonido que realizan no es nada espectacular.

Deja tu comentario