Zugarramurdi: El pueblo de las brujas

A unos 85 kilómetros de Pamplona y prácticamente tocando la frontera francesa está Zugarramurdi, localidad del Pirineo navarro conocida por ser un lugar mágico, un lugar embrujado. Y es que muy cerca de la aldea se encuentra: La cueva de las Brujas.

Zugarramurdi se esconde entre montes y prados de un verde insuperable. Dando un paseo a pie o yendo en coche, como prefiera cada uno, llegamos a una gran cueva de origen cárstico y donde las brujas de la zona se reunían para celebrar sus “akelarres”. Por cierto, “akelarre” es una palabra de origen vasco que significa “prado del macho cabrío”.

La cueva está formada por un túnel natural de unos 120 metros de largo, 20 metros de ancho y unos 12 metros de alto. Un arroyo conocido como “arroyo del infierno” atraviesa esta inmensa roca caliza formando más cavidades aparte del túnel que os he comentado. Así que, durante el recorrido, podemos desviarnos por algunas de las galerías que vamos encontrando a nuestro paso.

Aquellas brujas eran conocedores de la Naturaleza y expertas en el uso de planta con las que realizaban brebajes para todo tipo de males. Hoy en día, algunos de los habitantes de Zugarramurdi conservan estas “recetas”.

En el siglo XVII la Iglesia organizó una caza de brujas y 300 personas fueron acusadas de sacrilegio. El juicio duró 2 años (1608-1610) y unos cuantos acusados fueron quemados en la hoguera. El resto condenados a pasar el resto de sus días en prisión.

Hoy en día, las cuevas de Zugarramurdi se pueden visitar todos los días desde las 9 de la mañana hasta las 20h y en invierno cierran a las 17h. El precio es de 3 euros para los adultos y 1,20 para los niños de 4 a 14 años, (los más peques no pagan).

A sólo 300 metros de la cueva y para los que queráis saber más, os recomiendo acercaros al Museo y centro de interpretación de la brujería que se inauguró en julio del 2007. La entrada cuesta 4 euros para los adultos y 2 euros para los niños de 7 a 14 años. Abren todos los días menos el martes desde las 11h hasta las 19h, pero al mediodía cierran una hora. Más información en la página web del ayuntamiento.

Si visitáis este lugar, altamente recomendado, os aconsejo que vayáis o bien el sábado anterior a la noche de San Juan ya que se celebra un aquelarre en la cueva o a la comida popular del día 18 de Agosto, coincidiendo con las fiestas patronales (14 al 18 de Agosto). Ese día se asan carneros en las cuevas.

Y un consejo más: si os decidís a ir cualquiera de estos dos días reservad sitio con tiempo o madrugad porque acude muchísima gente. El año pasado decidieron suspender el aquelarre y este año es casi más que posible que lo hagan, así que os aconsejo que lo confirméis antes de ir.

Y es que este tranquilo pueblo pasa de 250 habitantes a 8 mil en solo un día.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Navarra, Pueblos con encanto, Viajar por España



Deja tu comentario