El Parque Natural Sierra de Grazalema

El Parque Natural de la Sierra de Grazalema se localiza entre las provincias de Cádiz y Málaga, en la zona más occidental de la Cordillera Bética. Sus alturas se sitúan entre los 600 y los 1.600 metros, y presenta formaciones espectaculares como la Garganta Verde, el complejo Hundidero – Gato, la cueva de la Pileta o el Salto del Cabrero.

Cueva del Gato 

Cueva del Gato

El conjunto de sierras y depresiones que forman el entorno de Grazalema se originó como parte del conjunto que forman las cordilleras Béticas. Esta barrera montañosa que ocupa todo el sur de la península se levantó hace unos 20 millones de años, cuando la placa africana colisionó con la ibérica ( entonces separada de Europa), produciendo una serie de plegamientos que dieron lugar a los Pirineos, parte de la cordillera Cantábrica, el Sistema Ibérico y las Béticas (que se extienden hasta Baleares).

Gran parte de las cordilleras Béticas está formada por materiales marinos, como calizas, que el plegamiento levantó del fondo de los mares dejándolos emergidos y a alturas considerables. Posteriormente, este conjunto de montañas fueron fracturadas por numerosas fallas. Las fallas son fracturas que afectan a a extensiones más o menos grandes de terreno y que producen un deslizamiento de un bloque del terreno con respecto a otro. Este deslizamiento se produce a favor de un plano más o menos inclinado, de modo que, al final, un bloque queda hundido con respecto al otro.

El modelado final de la región lo produjo la acción de las aguas. La naturaleza carbonatada de una gran parte de los materiales que forman el sistema (las calizas están hechas predominantemente por carbonato cálcico) favorece fácilmente su disolución dando un modelado kárstico característico de muchos lugares de estas sierras, como ocurre en Grazalema. La caliza y otras rocas carbonatadas como las dolomías se disuelven por la acción del agua cargada de dióxido de carbono (CO2). Esta disolución es la única causa de las formas tan espectaculares de los terrenos calizos: fracturas que se van desarrollando hasta formar profundas simas, galerías subterráneas que al agrandarse forman cuevas, y depresiones rellenas de materiales arcillosos denominadas dolinas.

Finalmente, los ríos y su acción erosiva completaron el modelado actual del paisaje.

Sierra de Grazalema 

En muchos puntos de las sierras de Grazalema podemos encontrar manifestaciones de todos estos acontecimientos. Así, las formaciones kársticas, son abundantes por todo el macizo, como por ejemplo, en las cimas de la Sierra del Pinar. Diaclasas (grietas formadas en la superficie de las rocas calizas por disolución de éstas) y dolinas dan lugar a paisajes exclusivos y espectaculares.

Las dolinas, también llamadas torcas (de ahí el nombre de torcal), se forman por agrandamiento por disolución de puntos donde coinciden distintos planos de fracturación, o bien por derrumbamiento de la parte superficial sobre un fondo que ya estaba muy excavado. En los macizos calcáreos, las aguas que se infiltran van disolviendo y originando simas cada vez más profundas. Cuando la disolución es en horizontal se forman galerías subterráneas que, si el proceso continúa, se agrandan y unen hasta formar cuevas. Así se formaron las cuevas de la Pileta, importante por su patrimonio prehistórico, y las del complejo Hundidero – Gato.

La gruta de La Ermita, en la Garganta Verde, con sus formaciones de estalactitas que siguen el trazado de las diaclasas, tiene también un origen similar. En esta gruta parte de su encanto radica en los colores rosáceos y verdosos del techo y de las estalactitas; éstos se deben a la presencia de óxidos de hierro y de algas Cianofíceas. La Garganta Verde es un cañón de casi 400 metros de profundidad, que sirve de desagüe único de la Sierra del Pinar, y que se ha formado por la acción de las aguas del río Bocaleones, que ha ido excavando en profundidad sobre un lechos de dura calizas y dolomías a lo largo de miles de años.

Salto del Cabrero 

El Salto del Cabrero

Otra formación muy llamativa de Grazalema es el Salto del Cabrero, llamado así porque, según cuenta la leyenda, un cabrero del lugar, en un alarde de destreza dio un salto de una pared a otra sin derramar una gota de leche que llevaba para su hijo enfermo. El Salto del Cabrero es un espectacular cortado, cuya visión es perfecta desde el Puerto del Boyar; tiene 80 metros de altura y 50 metros de anchura y su origen es la presencia de dos fallas paralelas que atraviesan la Sierra del Endrinal en dirección Norte – Sur, y que han producido el hundimiento del bloque central de la cima.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Cadiz, Parques, Senderismo, Viajar por España



Deja tu comentario