Ponce, la Ciudad Señorial de Puerto Rico

Parque de bomberos de Ponce

A 75 kilómetros de San Juan, la capital, se encuentra Ponce, una ciudad que a mi me llamó la atención porque sin saber nada de ella de repente descubrí un parque de bomberos que me dejó con la boca abierta. Está adosado a la Catedral y pintado en rojo y negro.

En 1883 Ponce fue destruida por un incendio que amenazaba con seguir arrasando el sur de la isla. Gracias a los bomberos lo que podía haber sido un drama para la isla se evitó. Es por eso que hoy en día este parque de bomberos es una de las mayores atracciones turísticas tanto de Ponce como de Puerto Rico. Incluso hay un museo que está abierto todos los días menos el lunes, de 9h 30 a 16h. La entrada y la visita guiada es gratis.

Ponce tiene cerca de 200 mil habitantes y se llama así en honor al conquistador español Juan Ponce de León. Es la segunda ciudad de la isla y es conocida por sus plazas, sus iglesias y por el Museo de Arte de Ponce, construido por el mismo arquitecto que hizo el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Gracias a la belleza de las fachadas de sus edificios consiguió que todo el mundo se refiriera a Ponce como la Ciudad Señorial. Aquí se encuentra uno de los más interesantes cascos urbanos de la isla que se caracteriza por la variedad de estilos y de edificios que hay.

En Ponce te recomiendo visitar el Centro Ceremonial Indígena de Tibes (abierto de martes a domingo de 9h a 16h) donde conocerás mucho mejor el pasado precolombino de estas tierras y también el Castillo de Serrallés y la Hacienda Buena Vista, que te trasladarán a un pasado de plantaciones de caña de azúcar, café y esclavitud.

Esta tierra es rica y sin ser la capital, pero estando cerca de ella, consiguió atraer a muchísimos emigrantes de todos los países: ingleses, españoles, italianos… y como no, también del continente americano. Esto la convirtió en la ciudad más progresista del país y con una gran vida cultural e intelectual.

Paseo tablado de La Guancha

Y además de monumentos y museos, están los maravillosos paseos que puedes darte por la alameda que hay a lo largo de la playa, una playa llena de kioskos donde se sirven frituras de todo tipo. Si en lugar de pasear cerca del mar lo quieres hacer por el interior de la ciudad te aconsejo que te pierdas por sus parques y sus calles, algunas peatonales como la Calle Atocha, donde se concentran la mayoría de comercios.

En los alrededores de Ponce tienes ríos, islas y hasta bosques como el del Toro negro: varias especies de reptiles, aves, árboles y hasta 9 ríos en su interior.

Visita también la Isla Caja de Muertos, es pequeña, unos 3 kilometros de largo y 2 de ancho. Su forma es parecida a la de un ataud, de ahí su nombre. Además cuenta la leyenda que un pirata enterró aquí a su amada y venía a visitar cada día su tumba. Reserva Natural y con zonas para el baño y un merendero.

Estar en Ponce es estar en un pueblo con prestaciones de ciudad y es que ese espíritu de población pequeña nunca se perdió. En un valle costero de tierra fértil a pesar de que aquí llueve poco, pero gracias a  las aguas subterráneas la agricultura es rica.

Creo que esta ciudad es un lugar de paso obligado si vas a Puerto Rico y quieres conocer realmente la isla y sus gentes.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Puerto Rico, Viajar por América



Deja tu comentario