Paseo nostálgico por la Ciudad Vieja de Praga

Plaza de la Ciudad Vieja de Praga

Al casco histórico de Praga lo conocen como “La ciudad vieja“por ser el lugar donde se asentara la Praga original allá por el siglo XII cuando la hoy capital checa era lugar de encuentro de mercaderes y comerciantes en la Edad Media. Poco a poco esta bellísima plaza se convirtió en el centro cultural y social no solo de la Comunidad sino de buena parte del continente, lo que le valió una impronta arquitectónica muy particular que ha sido reconocido por la Unesco, en el año 1992, con el título de Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Hoy día, como entonces, la plaza es el alma de la ciudad, el lugar donde se reúnen los jóvenes praguenses y donde más turistas puede verse junto con el Puente de Carlos, pero también el centro de congregación de los grandes acontecimientos históricos, como ocurriera en el año 1990 cuando Praga decidió alinearse con el sistema político occidental, dejando a un lado años de comunismo soviético.

Pero dejando de lado los posibles encuentros políticos y manifestaciones, es también la plaza el lugar más festivo de Praga, el sitio donde, por ejemplo, en Navidad se celebra el Año Nuevo, y donde se instala uno de los más bellos mercadillos navideños europeos.

Paisaje desde las alturas de la torre del Reloj 01

Vista de la Iglesia de San Nicolás desde la torre del Ayuntamiento

Os recomiendo que la visita a la plaza la comencéis subiendo a la Torre del Ayuntamiento. Desde allí arriba tendréis una vista espectacular y casi cenital de la plaza. Desde allí admiraréis el monumento a Jan Huus, reformador religioso checo que, por sus creencias, fue quemado en la hoguera en esta misma plaza. Esa escultura que preside la plaza se levantó, por obra de Ladislav Saloun, en el año 1915, para conmemorar el 500 aniversario de su fallecimiento.

También desde la torre podréis ver de frente los singulares pináculos de la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, una de las más típicas estampas de Praga, y probablemente el edificio más fotografiado de la ciudad, o también la blanca iglesia de San Nicolás, o el Palacio Golz-Kinsky, todos ellos en torno a la plaza.

Más información: la iglesia de Nuestra Señora de Tyn

Vista de Praga - Iglesia Nuestra Señora de Tyn

Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

Desde arriba veréis las múltiples terrazas de los bares y restaurantes que la rodean, y el incesante ir y venir de sus gentes. Son unos cuantos escalones los que hay que subir… pero merecen la pena.

Cuando volváis a bajar no os olvidéis daros la vuelta y admirar el bellísimo Reloj Astrónomico, del siglo XV y el más antiguo conservado en Europa, con sus figuras móviles, un auténtico espectáculo cuando dan las horas. Ya veréis que incluso suele hacerse un corro en la calle en torno a la torre, pendientes de los movimientos de sus figuras medievales.

Y por último, admirar las bellísimas decoraciones de las fachadas de los edificios colindantes, donde se mexclan estilos de todas las épocas, barrocos, góticos y hasta rococó…

Dejaros llevar por la nostalgia en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, y sentiréis lo ocurrido aquí durante siglos…

Para saber más sobre la ciudad: Guía de viaje a Praga

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: República Checa, Viajar por Europa



Deja tu comentario