El Parque Nacional Canaima, en Venezuela

La quebrada de jaspe, una variedad de cuarzo

En junio de 1962, con una superficie de 1 millón de hectáreas, fue creado el Parque Nacional Canaima, en el extremo sureste del territorio venezolano. En 1975, la extensión fue ampliada hasta abarcar nada menos que 3 millones de hectáreas, y así se convirtió en uno de los más grandes de todo el mundo.

El paisaje resulta de una combinación única de planicies, valles y tepuyes. La palabra “tepuy” tiene orígenes indígenas y hace referencia a las milenarias montañas que habitan todo el parque. Estas formaciones tienen características particulares que las diferencian de cualesquiera otras en todo el globo.

Correspondientes a elevaciones ecológicas de 2000 millones de años de antigüedad, en las cimas de los tepuyes pueden encontrarse muchas variedades de flora endémica. La más importante de estas formaciones es el Auyan-Tepuy, de 2400 metros, desde donde surge el famoso Salto del Ángel, de 979 metros, el más alto del mundo.

La vegetación del parque varía enormemente. Conviven en estas extensas tierras zonas de bosque húmedo tropical, arbustos y herbazales. Numerosos bosques de galería son parte del paisaje de las áreas de sabanas y valles, donde predominan las gramíneas y los morichales.

Los animales que pueblan el parque son sin duda uno de sus grandes atractivos turísticos. También en este caso la biodiversidad es considerable: osos hormigueros, jaguares, nutrias gigantes, zorros y monos araguatos comparten el protagonismo con quienes surcan los cielos, como las águilas arpías, los halcones palomeros, las guacamayas enanas y los colibríes.

Pero no son sólo animales y vegetación los que habitan el territorio. También se encuentran allí comunidades de la etnia indígena Pemón. En el parque se han hallado numerosos vestigios que indican que la población indígena ya ocupaba estas tierras desde el período prehispánico.

Llegar a Canaima supone un problema para los que quieren visitarlo, sobre todo por lo abrupto y salvaje que es este Parque. Generalmente se explora mediante excursiones con avionetas o helicópteros. Hay que llegar hasta la Gran Sabana, y para hacerlo, podemos tomar un autobús en Caracas o Ciudad Bolívar, aunque también existen vuelos que llevan a Santa Elena de Uairén. Desgraciadamente no hay vuelos comerciales, por lo que para ir hay que volar a Ciudad Bolívar, y de ahí tomar un vuelo de la compañía Rutaca, una avioneta en la que sólo caben 5 personas. También hay pequeños vuelos que llevan a los campamentos de Canaima.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Especiales de Turismo, Parques, Venezuela, Viajar por América, Viaje a la Naturaleza



Deja tu comentario