Cerler, tus mejores vacaciones de invierno

Cerler

No sé cómo se me ocurre hacer este artículo con el frío que hace, pero en fin, nos ponemos el gorro, la bufanda, y los guantes, y nos vamos hasta la estación de esquí de Cerler, en la provincia de Huesca, en pleno corazón de los Pirineos. Se trata de la más grande estación de esquí en el pirineo aragonés, rodeada por el espectacular paisaje del valle de Benasque, donde la majestuosidad de los picos y las montañas cubiertas de nieve superan los 3000 metros de altura.

La estación ofrece esquí a todos los niveles, y gracias a su encanto, muchos de sus visitantes prefieren acercarse hasta la cercana Baqueira-Beret, el principal centro de esquí del norte de España.

Zaragoza es el aeropuerto internacional más cercano, a 228 kilómetros al sur de Cerler, mientras que el de Barcelona se halla a unos 270 kilómetros. La estación cuenta con 52 kilómetros de pistas, con ocho de color verde, 15 azules, 15 rojas y 7 negras. Hay 18 remontes capaces de transportar a más de 21.000 esquiadores por hora, con cuatro plazas de dos telesillas, cuatro ascensores de cuatro plazas cada uno, uno de seis plazas, y dos cuerdas de arrastre.

También hay una pista para los que gusten del snowboard, con 25 kilómetros. La estación cuenta con 200 cañones de nieve que ayuda a mantener las pistas abiertas, incluso en los períodos en los que la nieve es más escasa.

Si venís con los niños, podéis dejarlos en la guardería para niños entre tres y seis años. Hay una sala de juegos y un salón comedor, además de una sala de juegos al aire libre, donde los niños pueden explorar el mundo de la nieve en un entorno seguro. Podéis dejar allí vuestro hijos durante una hora determinada, o bien, durante toda una mañana o la tarde.

En las instalaciones también se cuenta con una escuela de esquí con más de 60 instructores que proporcionan clases a grupos o a individuales, tanto en esquí alpino, snowboard y otras variantes. Hay varios bares y cafeterías que ofrecen snacks tanto fríos como calientes, así como un menú del día a un precio muy razonable. Os podéis relajar en algunas de las terrazas, tanto exteriores como interiores, a más de 2000 metros de altitud.

Hay algunos hoteles en la zona así como la posibilidad de alquilar apartamentos, aunque la mayoría de los visitantes prefieren alojarse en la cercana Benasque. Por ejemplo, el Monte Alba, a la derecha de las pistas, tiene una buena gama de servicios, entre los que se incluyen piscina climatizada, guardería, sala de juegos y almacén para vuestro material de esquí.

Casa Cornell es otro encantador lugar de alojamiento, un hotel familiar con sólo 15 habitaciones, todas ellas con magníficas vistas a la estación. El edificio fue en su momento el domicilio privado de la ilustre familia Cornell, cuya historia se remonta al siglo XIII, cuando Pere Cornell fue tutor personal del rey Jaime I el Conquistador.

Información adicional

Para llegar a Cerler, podemos hacerlo a través de Madrid, dirección Huesca y pasando por Zaragoza. Una vez en Huesca tomamos dirección hacia Barbastro, y ya a partir de Barbastro está perfectamente señalizado mendiante las indicaciones de Cerler o Benasque. Si venimos desde Barcelona, es aconsejable tomar la A-2 hasta Lleida, y allí tomar dirección hasta Alfarrás. Justo antes de Benabarre hay que desviarse a la izquierda en un cruce señalizado. Una vez en Benabarre hay que continuar hasta Graus, desde donde aparecen ya las indicaciones a Cerler o Benasque.

Aquí podéis consultar los precios de la estación de esquí.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Huesca, Viajar por España



Comentarios (1)

  1. si por republica dominicana pudieramos disfrutar de la nieve asi, pero aqui siempre hace calor todo el tiempo

Deja tu comentario