Oktoberfest, la Fiesta de la Cerveza en Munich

Oktoberfest

Ayer, el alcalde de Munich tuvo el honor de abrir el primer barril de cerveza de esta 17º edición de la Oktoberfest, la Fiesta de la Cerveza de Munich, la fiesta popular más famosa y multitudinaria del a nivel internacional. Y es que a sus carpas llegarán más de seis millones de turistas de todo el mundo, dispuestos a degustar las ricas especialidades bávaras, y como no, a probar sus famosas cervezas.

El matrimonio del príncipe Luis I de Baviera con Teresa de Sajonia dio pie en octubre del año 1810 a la primera gran celebración de esta fiesta, donde corrieron litros y litros de cerveza. Desde entonces, ésta es una tradición que se ha venido celebrando año tras año por estas fechas, con la lógica excepción de los años de guerra, y es que, tomando como fecha el 15 de septiembre, cada año la Oktoberfest se celebra a partir del sábado siguiente durante dieciséis días.

Theresienwise, una enorme explanada en las cercanías del centro de Munich, acoge desde hace pocos años, la edición de la Fiesta de la Cerveza de Munich, donde se despliegan las tradicionales carpas (hasta 14 el año pasado) con cabida cada una para unas 7.000 personas y en las que siempre encontrarás varios grifos de cerveza (cada carpa está dedicada a una gran compañía cervecera y vende únicamente su marca) y multitud de largas mesas de madera donde puedes sentarte tranquilamente a degustar tu litro de cerveza (sí, porque te venden las jarras por litros, y no puedes menos) y a comer las tradicionales salchichas y codillos alemanes, entre otras exquisiteces.

El gobierno local decidió que la música que se tocara en las tents (carpas) fuera música tradicional bávara y además a un volumen determinado con el fin de controlar en mejor medida los problemas de alcohol y evitar que se conviertan en macrofiestas de botellones. Esta música suena durante todo el día hasta las 18 h. momento a partir del cual comienzan a poner música pop actual, hasta las 11 de la noche, horario en el que cierran.

Además del festival gastronómico, la Oktoberfest celebra otras actividades, como los concursos de trajes tradicionales, los desfiles de cerveceras y los pases de tiradores, entre otras muchas. Pero lo mejor es, sin duda alguna, el ambiente, la fiesta multitudinaria, los cánticos típicos, la alegría y la gran posibilidad de conocer a gentes venidas de todos los extremos del mundo a pasárselo, como tú, bien.

Recuerda, no obstante, que al haber convertido en la fiesta popular más famosa a nivel mundial, las reservas de hoteles se vuelven imposibles a menos que lo hagas con muchísima antelación. En algunos casos, con muchos meses. si quieres dormir en Munich en esos días, ha habido ediciones en que se ha reservado de una edición para la otra,; es decir, con un año de antelación. Y es que el lleno está asegurado.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Alemania, Viajar por Europa



Deja tu comentario