La Fontana de Trevi, paseo por el Quirinal en Roma

Fontana de Trevi - nocturna

El Foro, el Coliseo, la Iglesia de Santa María la Mayor, San Pedro del Vaticano, y, por supuesto, la Fontana de Trevi. Son algunas de las visitas más emblemáticas de Roma.

La colina del Quirinal se halla estratégicamente situada en el centro de Roma. A poca distancia del Coliseo de Roma y de la Plaza de España, en ella se encuentra el antigüo palacio pontificio, hoy residencia del presidente de Italia: el Palazzo del Quirinale. Un palacio que fue mandado edificar por el Papa Gregorio XIII en el año 1573, pero que no fue acabado hasta el año 1730. Bernini, entre otros, trabajó en esta fastuosa obra que en el año 1870 se convirtió en el Palacio del Rey, y desde 1947 en la residencia del presidente de la República.

– Paseando por el Quirinal

Venimos de la Piazza Venezia. Nuestro principal objetivo es llegar hasta el Palazzo del Quirinal para obtener las magníficas panorámicas que desde la plaza se obtienen, no sin antes detenernos en la famosa Fontana de Trevi.

Para ello, avanzaremos por la Vía del Corso. A nuestro paso iremos observando muchos palacios, pero la primera parada importante podemos hacerla en la Iglesia de san Marcello al Corso, donde en la sacristía de la Iglesia podemos una Crucifixión de Van Dyck. Tras girar en la Vía dell’Umiltá entramos en la Piazza del Santi Apostoli que preside la iglesia del mismo nombre, y en la que destacan las figuras de Cristo y los apóstoles que Carlo Rainaldi añadió a las verjas de entrada. Frente a ella, el Palazzo Odescalchi al que el gran Bernini le labró una fachada en 1664. Un poco más arriba, para los amantes de los museos, y haciendo esquina, hay un museo de cera de terror.

Justo paralela a la Piazza del Santi, tenemos la Via di San Vicenzo que nos conduce directamente hasta la mismísima Fontana de Trevi. Esta via es una sucesión de Palazzos y jardines, como el de Colonna, perteneciente a una de las familias más poderosas de Roma. Un poco más adelante, ya acercándonos a la Fontana, nos encontramos con la Piazza della Pilotta dominada por la fachada de la universidad gregoriana, y finalmente, ya en la esquina con la Piazza di Trevi, la Iglesia de Santi Vicenzo e Anastasio de estilo barroco.

Fontana de Trevi

El diseño que Nicola Salvi dio a la Fontana di Trevi fue acabado en el año 1762. Dice la leyenda que una niña de nombre Trivia señaló originariamente el manantial, que estaba a 22 kms de la ciudad, a unos soldados romanos sedientos. Uno de los relieves del primer nivel de la fuente muestra precisamente a esa niña. Fue en ese lugar donde Agripa edificó el acueducto Acqua Virgo, canalizando el agua que llegaba a Roma en el año 19 a.C.

La visión de esta fuente es realmente bella. Resulta sencillamente sorprendente observar cada uno de sus detalles, su perfección, su estilo, su belleza. De estilo barroco, fue en el año 1629 cuando el Papa Urbano VII encargó a Bernini una fuente que fuera digna del lugar donde un día, siglos atrás, se había construido aquel acueducto. Sin embargo, por la muerte del Papa, el proyecto acabó abandonándose. Años más tarde, en el año 1730, Clemente XII organizó un concurso, y a pesar de que Salvi perdió, el encargo acabó en sus manos.

Fontana de Trevi - detalle 2

Sin embargo, tampoco este Papa consiguió ver la fuente acabada ya que murió antes, al igual que Salvi, que murió en el 1751. Fue Pannini quien la finalizó. La Fontana de Trevi fue acabada en el año 1762 cuando Pietro Bracci situó en el nicho central su Neptuno. Dos tritones guían el fabuloso carro de conchas de Neptuno, que doma a dos hipocampos. Y sobre su cabeza, en el centro de la fuente, un soberbio Arco del Triunfo. En los arcos laterales, por un lado, Abundancia vierte el agua con su urna, mientras en el otro Salubridad sostiene una copa de la que bebe una serpiente. Finalmente, culminando la Fontana arriba del todo, una serie de bajorrelieve que reflejan el origen romano de la fuente.

Pero ante todo, la Fontana de Trevi rezuma romanticismo, no sólo por su belleza, sino por sus leyendas, y es que dice la cultura popular que arrojar tres monedas con la mano derecha por encima del hombro izquierdo sobre la Fontana de Trevi. Si se lanza una, dice la leyenda que quien lo haga volverá a Roma. Si se lanzan dos, se enamorará de un romano o romana, y si se lanzan tres entonces se casará con ese romano/a en Roma.

Fontana de Trevi - detalle

De aquí, para acabar ya el recorrido por el Quirinal, nos dirigiremos a la Piazza del Quirinal donde nos encontramos con el Palazzo del Quirinale mencionado más arriba, y en medio de la Piazza, las estatuas de Cástor y Pólux junto a un obelisco y una fuente.

Así que ya sabéis… miraros los bolsillos y buscad monedas por donde sea…

Más lugares para visitar en Roma

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Italia, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. jhon dice:

    espero viajar para una nueva vida a italia

Deja tu comentario