Guía de viaje a Sevilla

Sevilla

Si Andalucía tiene una gran cantidad de lugares con encanto, uno de ellos es sin duda Sevilla. La capital andaluza corre paralela a lo largo del río Guadalquivir, que la embellece y la ha engalanado desde siempre. Sevilla es una visita imprescindible en cualquier época del año, aunque quizás en primavera, con su olor a azahar, resulte fascinante.

En verano no es demasiado recomendable, sobre todo por el intenso calor que padece. Porque Sevilla hay que pasearla, sentirla, respirarla y vivirla. Desde el célebre barrio de Triana, al otro lado del río, hasta el Barrio de Santa Cruz. La catedral, la Giralda, la Torre del Oro… es difícil escoger un sólo símbolo para esta ciudad.

Su historia es también motivo de orgullo, por lo que Sevilla cuenta con varios e interesantes museos, además de muchas huellas musulmanas en su entramado y sus callejuelas. Es imprescindible también recorrer algunos de sus bares de tapas y vivir fiestas como la Semana Santa o la Feria de Abril. Hagamos un recorrido para conocerla mejor, ¿qué os parece?.

VISITAS

– La Giralda

Uno de los grandes símbolos de Sevilla, está situada junto a la catedral. Se construyó entre 1184 y 1198 por orden de Yusuf II para que sirviera como minarete de la mezquita sevillana. Tiene más de cien metros de altura y se puede subir a ella a través de unas rampas interiores. A mediados del siglo XVI se le añadió el campanario, hasta el que se sube para tener unas vistas preciosas de la ciudad, y la veleta del Giraldillo, de más de siete metros de altura.

Se puede visitar de lunes a sábado de 11.00 a 18.00 y los domingos de 14.30 a 19.00 horas. En junio, julio y agosto se visita de lunes a sábado de 09.30 a 16.30 y los domingos de 14.30 a 19.00.

– Catedral de Sevilla

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, la Catedral de Sevilla es la iglesia gótica cristiana más grande del mundo y el tercer templo en general. Se sitúa en el lugar de la antigua mezquita, de la que sólo queda la Giralda. Tiene 116 metros de largo, 76 de ancho y 56 de altura. Se comenzó a construir en 1401, y no se concluiría del todo hasta el siglo XIX.

La fachada principal la tenéis en la Avenida de la Constitución, y en ella hay que visitar el Patio de los Naranjos, la Capilla Real del siglo XVI, el retablo del altar mayor, la Sala Capitular, la Sacristía Mayor del siglo XVI y el tesoro catedralicio.

– Reales Alcázares

Muy cerca de la catedral se halla esta antigua fortaleza musulmana del siglo IX, construida por Abderramán II. Sin embargo, con el paso de los años, los sucesivos reyes árabes y cristianos que la han habitado la han reformado y decorado a su gusto. Es tal vez el mejor palacio mudéjar que existe en España. A destacar la Sala de Justicia, el Palacio de Pedro I, los patios de la Montería y las Doncellas, los salones de Carlos V y el de Embajadores, el oratorio de los Reyes Católicos y los jardines.

– Barrio de Santa Cruz

Imprescindible perderse por sus callejuelas, ya que estaremos recorriendo la antigua judería de Sevilla. Veréis las típicas casas andaluzas con sus patios llenos de flores, plazas con fuentes, como la de Doña Elvira, que alberga el Hospital de los Venerables, o la Plaza de la Santa Cruz. En el barrio están la Casa de Murillo, el Convento de San José, y las iglesias de la Santa Cruz y Santa María la Blanca.

– Torre del Oro

Otro de los símbolos de la ciudad se halla junto al río Guadalquivir. Fue construida por los almohades en el 1220, y es uno de los recuerdos que quedan de la vieja muralla que defendía la ciudad. Su nombre proviene del brillo de sus azulejos al reflejarse con el sol. La pequeña cúpula que la remata es del siglo XVIII. Hoy alberga el Museo Naval, aunque ha sido durante su historia capilla, prisión y refugio de los tesoros traídos de las Indias.

– Museo de Bellas Artes

Situado en el antiguo Convento de la Merced, alberga una magnífica colección de obras de autores como Murillo, Valdés Leal, El Greco, Brueghel o Zurbarán, lo que supone una de las colecciones de arte más importantes de España. Abre los martes de 15.00 a 20.00, de miércoles a sábado de 09.00 a 20.00 y los domingos de 09.00 a 14.00 horas.

Tampoco os podéis dejar atrás a la visita al Parque María Luisa, la Plaza de España, la Casa de Pilatos, el Barrio de Triana y el de la Macarena, el Puente de Triana o el de la Barqueta, la Plaza de Toros de la Maestranza y, porqué no, acercaros hasta Isla Mágica.

EXCURSIONES

Siete kilómetros al norte de Sevilla podéis acercaros a ver las ruinas de Itálica, una antigua ciudad romana fundada en el siglo II a.C. Si nos dirigimos al este, a unos treinta kilómetros está la histórica ciudad de Carmona, con su necrópolis, el alcázar y las puertas de la muralla. Algo más lejos tenéis Écija, la ciudad de las torres, ya que su horizonte cuenta con varias torres históricas. Otra ciudad a visitar en la provincia es Osuna, con una bella arquitectura urbana.

CLIMA

El clima de Sevilla es mediterráneo continental. Los inviernos son suaves, con temperaturas que difícilmente bajan de los cinco grados, y veranos muy calurosos, con temperaturas que en ocasiones rondan o superan ls 40 grados. Tiene una temperatura media anual de casi 19 grados, y suele llover sobre todo entre los meses de octubre y abril. La mejor época para viajar a Sevilla es en primavera, que coincide además con la Feria y la Semana Santa.

COMPRAS

Las mejores zonas para ir de compras en Sevilla son Triana, Nérvión y el centro histórico. En este último punto destacar la Plaza Nueva y las calles Sierpes y Tetuán, además de la calle Feria, en la zona de la Macarena, y la Plaza de los Venerables. También podéis ir al típico Jueves, el mercadillo de Sevilla, que tiene lugar por las mañanas en la calle Feria. Allí se puede comprar de todo.

GASTRONOMÍA

Ya que estáis en Sevilla no dejar de probar sus bares de tapas. En verano o en días de calor cae estupendamente el típico gazpacho andaluz bien fresquito. En los bares de la calle Betis, junto al Guadalquivir, nada mejor que el pescaíto frito o unos huevos a la flamenca, y en los meses de frío cae de lujo el puchero o un potaje.

VIDA NOCTURNA

La noche de Sevilla es muy animada, desde el Barrio de Santa Cruz, con sus típicos restaurantes, aunque algunos un poco caros, hasta el Barrio de Triana, con tabernas y bares más populares. La calle Betis en verano es visita imprescindible, y en el centro las mejores zonas son las de la calle Alemanes, la Plaza del Salvador, la Alfalfa y la Alameda. No olvidaros tampoco de las terrazas del Parque de María Luisa.

TRANSPORTES

Para movernos por el centro de Sevilla bien vale ir a pie o en bici. Ya si queremos desplazarnos algo más, la ciudad cuenta con sistema de metro, autobuses y taxis. La línea de metro va desde Ciudad Expo a Olivar de Quintos, funcionando de 06.30 a 23.00 horas de lunes a jueves, y hasta las 02.00 los fines de semana. Aunque quizás lo mejor sea usar los autobuses urbanos, que os llevan a cualquier punto de Sevilla. Los taxis son recomendables para ir al aeropuerto más rápido, o si tenéis prisa en llegar a algún punto.

CÓMO LLEGAR A SEVILLA

Podemos llegar a través del Aeropuerto de San Pablo, situado diez kilómetros al noreste de la ciudad. Desde el aeródromo se puede ir a Sevilla en taxi, al precio de unos 20 euros, o en autobús. También podemos llegar en tren, hasta la Estación de Santa Justa, más cercana al centro, o la de San Bernardo, o en autobús, ya que cuenta con las estaciones del Prado de San Sebastián o la de Plaza de Armas.

ALOJAMIENTO EN SEVILLA

Como capital de Andalucía, y ciudad de negocios y turismo, Sevilla tiene una magnífica oferta hostelera tanto en la propia capital como en las afueras. Puedes buscar y reservar tu alojamiento en el siguiente enlace: hoteles en Sevilla.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guias de Turismo, Sevilla, Viajar por España



También te interesará...

Deja tu comentario