Consejos para viajar a Sudáfrica

Sudafrica

Desde el Mundial de Sudáfrica 2010 el boom turístico con este país africano ha ido in crescendo. Ya era sobradamente conocido antes de este evento futbolístico, pero sin duda el hecho de estar un mes en nuestras pantallas hizo que nos familiarizáramos con sus ciudades, sus paisajes y sus costumbres.

Muchísimo más modernizado que hace una década, Sudáfrica ya no es aquel país potencialmente peligroso para los turistas. De un tiempo a esta parte ha abierto sus puertas a los extranjeros, y hoy en día es un lugar especialmente interesante. Sin embargo creemos conveniente detallaros algunos consejos para que vuestro viaje sea mucho más agradable.

Lo primero de todo es aconsejar el tratamiento contra la malaria y no bañarse en ningún momento en zonas de aguas estancadas, por riesgo de bilharziasis (enfermedad propia de climas cálidos y húmedos). Lo más recomendable es viajar siempre con un seguro médico y de asistencia. Al llegar a nuestro hotel podemos preguntar el modo de solicitar ayuda en caso de requerir alguna asistencia sanitaria. No es ponernos en lo peor, simplemente son medidas de precaución a miles de kilómetros de casa y en un país desconocido.

Los viajeros miembros de la comunidad europea no necesitan visado para entrar en Sudáfrica, simplemente tener el pasaporte en vigor. Otra cosa es para aquellos que vayan a tener una estancia más larga en el país, que sí necesitarán de un visado que certifique el tiempo que permanecerán en Sudáfrica.

Siempre hay que tener en cuenta el clima del lugar al que viajamos. En Sudáfrica hay diferentes zonas climáticas. El sur del país es templado, continental en el norte y subtropical en el este. Las temperaturas medias oscilan entre los 22 y los 32 grados en verano y los 12 y los 22 en invierno, aunque la humedad hace que haya una sensación mayor de frío o calor. Las lluvias se dan especialmente durante todo el año en el este y van poco a poco desapareciendo a medida que nos acercamos al oeste del país.

A pesar de que ha bajado notablemente el índice de peligrosidad, es conveniente guardar ciertas precauciones, especialmente de noche. Si queréis conocer la vida nocturna de sus ciudades lo mejor es moverse en taxi. De día se puede pasear tranquilamente por las zonas turísticas, siempre evitando en la medida de los posible los lugares más aislados. Vuestras pertenencias tenedlas siempre a mano, sobre todo en zonas de gran afluencia de gente.

La moneda oficial de Sudáfrica es el rand. Actualmente un euro equivale a catorce rands. Lo mejor es hacer el cambio de moneda en bancos y hoteles, os saldrá más barato que hacerlo en el aeropuerto. Gracias a la modernización que ha llegado al país en la práctica totalidad de tiendas, restaurantes, hoteles y demás se puede pagar con tarjeta de crédito sin problemas.

Por último, si tenéis pensado alquilar un coche para moveros por el país debéis saber que en Sudáfrica se conduce por la izquierda, como en el Reino Unido. Solo hay que tener un poco de pericia y poner mucha más atención. Tal vez el primer día os cueste un poco, pero luego ya todo es más fácil.

Foto Vía Pulso del Mundo

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Consejos para viajar, Sudafrica, Viajar por Africa



Deja tu comentario