Cómo vivir la Semana Santa de Sevilla

Semana Santa sevillana

Si digo “menuda bulla se monta en la Semana Santa de Sevilla” posiblemente solo me entiendan los sevillanos y los andaluces en general. Porque si algo caracteriza a esta fiesta, además de las procesiones, cofradías y pasos, son las clásicas bullas. Para que nos entendamos bien, una bulla es ese montón de gente que se forma en torno a las procesiones, especialmente en las calles más estrechas del centro histórico.

Salir de una es complicado, de ahí que para que vivamos bien la Semana Santa de Sevilla lo mejor es seguir algunos pequeños consejos. Realmente cuando me refiero a la Semana Santa sevillana podría hacerlo perfectamente a la de otras grandes ciudades que siguen el mismo cánon que esta. Mucha gente, algarabía, calles cortadas por la Carrera Oficial y mucha paciencia a la hora de ver pasar largas e interminables filas de nazarenos.

Hay dos maneras de ver las cofradías: una es quedarse parados en algún lugar de la Carrera Oficial para ver pasar todas (con el consiguiente cansancio), y la segunda ir al encuentro de cada una de las hermandades. Quien lleva ya muchos años siguiendo la Semana Santa suele escoger casi siempre el mismo lugar para verlas, de ahí que os recomiendo echar un vistazo a los rincones que cada cofradía tiene como especiales. Eso sí, suele haber bastante gente, por lo que hay que ir con antelación.

La salida y la recogida de cada hermandad también suele ser un gran momento, por lo que allí se pueden formar las clásicas bullas. Nada mejor por tanto que esperar un poco y ver el paso de la hermandad por alguna de las calles cercanas al templo parroquial desde la que sale. Para la recogida o bien vamos con bastante antelación y cogemos sitio, o podemos cenar tranquilamente y ver la procesión en otra de las calles cercanas a la iglesia.

La Carrera Oficial es el tramo del centro histórico por el que pasan todas las hermandades en su estación penitencial hasta la Catedral. Es una zona que generalmente está cortada al paso de la gente, es decir, no se puede pasar por medio del cortejo de nazarenos, a excepción de en algunos puntos habilitados. No acostumbro yo precisamente a meterme a ver pasos por la Carrera Oficial, sobre todo si vamos en un grupo numeroso, ya que es más complicado moverse que en otras calles.

Por último, nada mejor que llevar con vosotros un horario de las cofradías. En él tenemos todos los detalles, e incluso el itinerario de las hermandades, para saber a qué hora pasan por tal o cual sitio. Suele haber puntualidad en todas ellas, así que con llegar con un poco de antelación cogeremos sitio.

La Semana Santa, tanto en Sevilla como en muchos otros puntos, es un espectáculo que no debemos perdernos. Un poco de paciencia para ver pasar los nazarenos y “sobrevivir” a las bullas, y poco más. Saber elegir bien los sitios para ver los pasos también hará que la vivamos de una forma mucho más agradable.

Foto Vía El Mundo

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Sevilla, Viajar por España



Deja tu comentario