Transfăgărăşan, el camino de las nubes

Transfagarasan

Uno de los paisajes más singulares de toda Rumania no lo aporta la naturaleza, contra lo que se puede llegar a pensar, sino el ser humano. Hablamos de la popular carretera de Transfăgărăşan, también conocida como “el camino de las nubes”, debido a su ubicación a gran altura. Sin embargo, lo que más llama la atención de su particular composición física es su recorrido irregular, sus constantes curvas y loops, que la convierten no sólo en una de las carreteras más asombrosas sino también en muy peligrosa para quien la transita.

Esta carretera se encuentra una vez que se cruza las montañas Făgăraş, las más altas de los Cárpatos Meridionales y de todo el país. El camino atraviesa esas montañas uniendo de esa forma el sur de Transilvania con la región de Valaquia, como así también las provincias de Sibiu y Arges. Su recorrido se torna fascinante para quienes no la conocen y, contemplarla desde lejos, brinda un panorama por demás atractivo.

Sobre sus características, se debe señalar que su trayecto en escalera sube hasta los 2.000 metros, hasta arribar al final en la región de Valaquia, en la ciudad de Curtea de Argeş, y a partir de unos cinco túneles y viaductos que rematan esta enorme obra de infraestructura. Hay que destacar, no obstante, que aquellos que deseen recorrerla sólo podrán hacerlo desde mayo hasta octubre debido a que el resto del año se encuentra cerrada, debido a las fuertes inclemencias del tiempo, el hielo y la nieve. Sin embargo, cuando se reabre en verano, el tránsito resulta incesante.

El tramo de 90 kilómetros de la carretera de Transfăgărăşan que une las regiones históricas de Valaquia y Transilvania está ilustrado por uno de los paisajes más bellos de toda Rumania, aunque no deja de ser una belleza con grandes complicaciones. Es que sus constantes curvas generan mucho riesgo si se va a alta velocidad, por lo que se recomiendan los 40 kilómetros como máximo en gran parte de su trayecto. Hay tramos en los que no se puede circular por la noche y otros en los que se dan peligrosas caídas de rocas.

La carretera fue construida por orden de Ceauşescu en 1970 y finalizada en 1974. Quienes la han recorrido aseguran que la parte más impresionante es aquella conocida como DN7C, que es el trayecto que empieza en el sur, próximo a Arefu, un pueblo del distrito de Argeş y termina en Cârţişoara en el distrito de Sibiu.

– MÁS INFORMACIÓN

Foto vía: Francescjosep

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Lugares increibles, Rumania, Viajar por Europa



También te interesará...

Deja tu comentario