Recife, playas y fiestas populares

Carnavad de Recife

Recife es la capital del estado de Pernambuco, y la novena ciudad de Brasil por su población, de más de un millón y medio de habitantes.

Son múltiples los atractivos que la ciudad de Recife y sus alrededores ofrecen al turista. En primer lugar, sus hermosas playas, como la de Boa Viagem, que encanta al visitante por sus arenas y sus cálidas aguas verdes, así como la excelente oferta hotelera y los servicios que ofrece. Otras playas, a lo largo de la costa de Pernambuco, las hay para todos los gustos, como la de Maria Farinha para la práctica de deportes náuticos y la de Porto Galinhas, que muchos consideran la mejor playa de Brasil.

La historia de Recife y Pernambuco muestra una extraordinaria mezcla de influencias que hace de su cultura una de las más ricas de Brasil. Ésto se debe a que los contactos entre los habitantes originarios, los esclavos negros y los colonos portugueses fueron muy fuertes en la región y dejaron huellas visibles en su cultura.

De ahí, quizás, el brillo de sus fiestas populares, como el carnaval de Recife, que por su música y danzas no tiene comparación con ningún otro. Aparecen todos los ritmos, cada uno con sus peculiaridades: frevo, maracatu, caboclinho, ciranda, coco, samba, rock, reggae, manguebeat. En cada plaza de la ciudad hay un espectáculo; el gobierno les da apoyo económico, pero es el pueblo quien decide qué tocar, qué cantar. La diversidad cultural atrae espectadores de todas partes y lo tradicional se combina con lo moderno. El Carnaval toma posesión de toda la ciudad y sus alrededores, no hay barrio ni suburbio que quede al margen de la festividad. Todo el mundo disfruta y se divierte.

Otro festival que atrae a multitudes, es el de las llamadas Fiestas Junias, que se celebran anualmente en el mes de junio. Su origen se remonta a la Europa pagana, y se relaciona con el solsticio, la fertilización de la Tierra, el tiempo de cosecha. Fueron introducidas en Brasil por los colonizadores portugueses, para honrar conjuntamente a tres santos católicos: San Juan, San Antonio y San Pedro, que se festejan en junio, y también a San José (marzo).

Las Fiestas Junias celebran a San Juan como el precursor del Mesías; los otros santos son recordados en sus respectivos días, y unidos en el culto con deidades afrobrasileñas.

Es tiempo de reuniones y fiestas, y la prioridad es la diversión. Los padres aflojan un poco la disciplina y los niños y adolescentes tienen libertad para participar en danzas, juegos y en la preparación de la fiesta. Es el momento de los amores juveniles, de la socialización, del reencuentro y la unión entre las personas.

Recife es también un buen punto de partida para visitar otros lugares interesantes, como Joao Pessoa, Natal y Fortaleza, a no más de cuatro horas de viaje.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Brasil, Viajar por América



También te interesará...

Deja tu comentario