Guía de viaje a Sofía

Catedral de Alexander Nevski

Sofía es la capital y la ciudad más grande de Bulgaria. Cuenta con casi un millón y medio de habitantes y está situada a los pies del Macizo Vitosha, en la región oeste del país. Fundada en el siglo VIII a.C, se trata de una de las capitales más antiguas de Europa. Posiblemente no sea uno de los grandes destinos turísticos europeos, pero sí tiene su particular encanto que la hacen interesante.

La diversidad de arquitectura que presentan sus principales edificios es uno de sus grandes atractivos. Iglesias bizantinas, grandes restos arqueológicos, monumentos, termas y las magníficas vistas al Vitosha son los reclamos de la capital búlgara. A esto hay que añadirle el placer del centro histórico, con sus calles peatonales, sus cafés al aire libre, músicos callejeros, museos, galerías de arte, etc…

Las historias de las numerosas civilizaciones y pueblos que han pasado por Sofía desde su fundación han dejado una impronta de ciudad de gran calado cultural. Tracios, bizantinos, romanos, eslavos y turcos cuentan en Sofía con ejemplos arquitectónicos. La mayoría de sus restos llenan los museos, por lo que los amantes de la historia tendrán en esta ciudad un verdadero paraíso.

VISITAS

– Catedral de Alexander Nevsky

Sede del Patriarcado de Bulgaria, fue construida entre 1882 y 1912 en honor a los rusos caídos por la liberación de Bulgaria del Imperio Turco en 1877-1878. Símbolo de la ciudad, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del siglo XX en Sofía. Está situada en el centro de la ciudad y cuenta en su interior con frescos que cubren las paredes y las cúpulas, además de una impresionante cripta subterránea con iconos. Como dato curioso, es la segunda catedral más grande de la Península de los Balcanes.

– Iglesia Boyana

Situada en el barrio de Boyana, a las afueras de Sofía, esta iglesia ortodoxa fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Fue construida en los siglos X y XI y es famosa por sus frescos, realizados a mediados del siglo XIII. El conjunto de estos frescos está considerado lo mejor del arte medieval en la Europa Oriental. Lo más recomendable es hacer una visita guiada por la iglesia, para que la experiencia sea mucho más enriquecedora.

– Rotonda de San Jorge

Aunque su nombre nos haga pensar otra cosa, estamos ante el edificio más antiguo de la ciudad. Esta iglesia data del siglo IV y es famosa por su sencilla arquitectura, por hallarse entre los restos de la vieja ciudad de Serdica y por albergar unos impresionantes frescos medievales. Actualmente funciona precisamente como museo de esos frescos y otros restos de Serdica. Impresiona verla en una plaza de edificios modernos, sobre todo por el contraste.

– Catedral de Sveta Nedelya

La actual catedral data de mediados del siglo XIX y es una de las catedrales ortodoxas que pueden verse en Sofía. Desde su inauguración ha tenido una serie de añadidos, como las decoraciones murales de 1973 y la renovación de la cúpula central, de 31 metros de altura, en 1933. Destacan especialmente en ella su fachada y algunas de las piezas que veremos en el interior, como los propios mirales, iconos, tallas, etc…

– Museo Nacional de Historia

Situado siete kilómetros a las afueras de Sofía, es el museo más grande y más visitado de Bulgaria. Fue inaugurado en 1973 y se ubica en el edificio que fue la antigua residencia del presidente. Su colección ofrece lo mejor de la historia de Bulgaria desde la prehistoria hasta la actualidad, pasando por la época tracia, griega, romana, otomana y medieval. Acoge también algunas exposiciones temporales y trajes típicos de Bulgaria.

– Palacio Real / Galería de Arte Nacional de Bulgaria

Construido a finales del siglo XIX en la Plaza de Battenberg, desde 1946 alberga la Galería de Arte Nacional de Bulgaria, el año en el que se abolió la monarquía en el país. En este museo se exhibe lo mejor del arte búlgaro, y aquí se hizo la primera colección permanente de arte en Bulgaria. Cuenta con once mil metros cuadrados de exposición y en ella podemos ver tanto artistas nacionales como internacionales.

– Mezquita Banya Bashi

Principal mezquita de la ciudad, fue construida en 1576 por Kodja Minar Sidan Janissary durante la ocupación otomana de Sofía. Frente a ella se sitúan los Baños Minerales (precisamente el nombre de Banya Bashi significa “muchos baños” al estar rodeada de ellos). Fijaros cómo cerca de las paredes de la propia mezquita a veces sale vapor de agua del suelo por las aguas termales subterráneas. Destaca especialmente por su alminar de color rojo y su impresionante cúpula de quince metros de diámetro.

Calle Vitosha

– Sinagoga de Sofía

La Sinagoga de Sofía es la tercera más grande de Europa y fue diseñada por el arquitecto autríaco Grunander en 1909. Puede albergar en su interior a más de mil personas e impresiona sobremanera la altura de la cúpula central, de 31 metros. El altar es de mármol blanco y el suelo está cubierto con un mosaico policromo. La visita se completa con el museo judío de la historia búlgara. Se puede visitar todos los días, excepto el sábado, día en el que la comunidad judía se reúne a rezar.

EXCURSIONES

El macizo montañoso de Vitosha, a las afueras de Sofía, es uno de los principales lugares para hacer excursiones desde Sofía. Allí tenemos el Parque Natural de Vitosha e incluso una estación de esquí para disfrutar en invierno. A 150 kilómetros al este de Sofía se halla Plovdiv, posiblemente la ciudad más interesante de Bulgaria. Muy pintoresca, a 100 kilómetros al norte, es Vratsa, y algo más cerca, al oeste de Sofía, la antigua Pernik.

CLIMA

El clima en Sofía es de tipo continental moderado, que se caracteriza por temperaturas no muy altas en verano, rondando los 30 grados, y frío en invierno, en la mayoría de las ocasiones bajo cero y con nevadas. Julio y agosto son los meses más calurosos y diciembre y enero los más fríos. Las lluvias aparecen especialmente entre los meses de abril y agosto, con mayor frecuencia durante la primavera pero con intensidad en verano. Tal vez la mejor época para visitar la ciudad sea la primavera y el otoño, aunque por lo general se suele venir en verano.

COMPRAS

Bazares, mercados callejeros, tiendas de gama alta, centros comerciales, en Sofía podemos encontrar de todo para ir de compras. La principal calle comercial de la ciudad es la Avenida Vitosha, completamente peatonal y que atraviesa el centro. Hay un mercadillo al aire libre muy interesante junto a la Catedral de Alexander Nevsky. Lo más tradicional es comprar algo de bordado, búlgaro, muñecas con trajes típicos, instrumentos, ocarinas, alfombras de lana… Tanto en las largas avenidas como en las zonas más modernas veremos los centros comerciales de la capital.

GASTRONOMÍA

Se pueden comer muy buenos platos típicos en Sofía, aunque la comida búlgara se caracteriza por llevar muchas especias. Empezamos con una kevapcheta o albóndigas alargadas de carne de vaca y cerdo a la parrilla, o bien una sopa tarator, una sopa fría de yogurt batido con agua. Seguimos con un kavarma o estofado de carne y verduras, y para el postre el clásico baklava. Para acompañar en Bulgaria hay muy buenos vinos o se puede beber el boza, una bebida espesa de mijo.

VIDA NOCTURNA

Muy típicas de la vida nocturna de Sofía son las mehani, una taberna tradicional que sirve comida y vino local y se oye música tradicional. A esto se le añaden los bares, pubs y discotecas, situados especialmente en las calles Vitosha y Rakovski, además de los locales que se sitúan en el distrito de Dragalevtzi. La vida nocturna se desarrolla especialmente en el centro, para cenar o tomar la primera copa, y luego se traslada a las principales avenidas, donde comienza la marcha de discotecas y locales más selectos.

TRANSPORTES

Autobuses, tranvías, taxis y trolebuses conforman el sistema de transporte urbano en Sofía. Funcionan desde las 05.00 hasta la medianoche, y los tranvías hasta la 01.00 horas. El centro histórico se puede recorrer perfectamente andando o en bicicleta, y para trasladarnos a las avenidas de los alrededores nada mejor que el autobús o el tranvía. Los taxis son muy baratos y no es necesario alquilar un coche ya que el tráfico es denso y es muy difícil encontrar aparcamiento.

CÓMO LLEGAR A SOFÍA

La mejor forma de llegar a la capital búlgara es a través del Aeropuerto Internacional de Sofía. Está situado a diez kilómetros al este de la ciudad, y se puede llegar fácilmente a través de autobús o taxi. Concretamente es el autobús urbano número 84 el que hace el trayecto entre el aeropuerto y Sofía. El trayecto en taxi hasta la ciudad es barato, ya que ronda los 15 lev, que al cambio son 7-8 euros.

ALOJAMIENTO

Si queréis reservar habitación en la ciudad os recomiendo pasaros por: hoteles en Sofía.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Bulgaria, Guias de Turismo, Viajar por Europa



Deja tu comentario