El París de Amélie Poulain

Les Deux Moulins

No podemos negarlo, París tiene magia. Es algo que se nota ya desde fuera, en cualquier otro lugar del mundo, cuando observamos fotos sobre esta hermosísima ciudad. No obstante, cuando llega el momento y tenemos la oportunidad de pisar sus calles, la magia de la ciudad explota multiplicándose por 10. Todo un festival de sensaciones, olores y rincones encantadores.

Muchas películas han intentado retratar este encanto parisino, y aunque algunas lo han conseguido con creces, ninguna de ellas logrará dar una imagen tan inspiradora y hermosa como la que dio Amélie de esta ciudad.

Dirigida por Jean-Pierre Jeunet y protagonizada por la bella Audrey Tautou, esta película se centra en uno de los barrios con más encanto de la ciudad, Montmartre. Una zona bohemia llena de rincones muy especiales ¿lo mejor de todo? Que en nuestro viaje podremos experimentar muchos de estos lugares poniéndonos en la piel de su protagonista.

Quizá el lugar más interesante de esta ruta por parís sea Les deux Moulins, el café en el que Amélie trabajaba como camarera en la película. En este local, todo gira en torno a la protagonista de la bella historia, incluso algunos platos cuentan con su nombre. Además, en la parte interior del local, lugar en el que se entra a los servicios, hay una serie de objetos formando un mini-museo. La lámpara de la habitación de Amélie o el famoso enanito de jardín.

Otra parada fundamental se encuentra ubicada en el número 56 de la rue des Trois Frères. Es justamente ahí donde se ubica la frutería que regentaba el señor Colignon. Aun se conserva en ella una placa en la que se lee “Maison Colignon, fondée 1956”, colocada durante el rodaje de la película.

Maison_Coilignon_Montmartre

Otra localización real es la del sexshop en el que trabajaba Nino. El establecimiento está muy cerca del Place Blanche.

Y tras los lugares evidentes, llegan aquellos otros en los que quizá los recuerdos de Amélie no sean tan claros, pero siguen formando parte de su historia.

El Sagrado Corazón, además de ser un monumento impresionante ya de por sí imprescindible en nuestra visita, es una de las localizaciones de esta película. Este lugar aparecerá en el momento en el que Amélie hace que Nino busque el álbum de fotos perdido.

Entre las paradas de metro importantes tenemos la de Lamarck-Caulaincort, que es el lugar en el que, si recordamos la película, Amélie toma el brazo de un pobre ciego dándole una vuelta por el barrio y narrándole lo que ven sus ojos.

Abesses es la parada que nuestra dulce protagonista toma para ir a visitar a su padre, y en la que ve por primera vez a su amado Nino arreglando el fotomatón.

Existen muchos otros lugares en este tour, como la propia Notre Dame de París, donde murió la madre de Amélie aplastada por una turista; la cabina donde busca a Bretodeau para devolverle la caja de recuerdos, al final de la rue Mouffetard, cerca del Panteón; o el bar donde se la devolvió, La Verre a Pied, en el 188 de Mouffertard.

Los lugares son tan variados que más vale sentarnos mientras vemos la película e ir tomando nota. Así no nos perderemos ninguna de las localizaciones de esta bella película.

Fotos vía: frommers  y sandstead

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Lugares de cine



También te interesará...

Deja tu comentario