Furore, el pueblo que no existe

Fiordo de Furore

A lo largo y ancho del mundo existen lugares realmente hermosos. Lugares que además han permanecido ocultos durante bastante tiempo. Caprichos de la naturaleza que han sido aprovechados por el hombre para crear rincones de una calidez y encanto deliciosos.

Hoy queremos hablaros de uno de esos rincones mágicos, un lugar oculto entre las rocas y abrazado por una porción de agua cristalina, Furore, o como hace mucho tiempo se referían “el pueblo que no existe”.

Emplazado en la provincia de Salerno, región de Campania, Italia, este recóndito lugar, de menos de 900 habitantes, nació como un barrio sencillo de la ciudad real de Amalfi.

Cuentan que los exiliados y marginados sociales eran enviados a este espacio entre la civilización y el mar. Un ostracismo que contaba con un decorado natural realmente idílico, aunque ostracismo igualmente, y más aun teniendo en cuenta que su abrupta localización no permitía ningún tipo de tierra para cultivar.

Las primeras referencias en un catastro las encontramos en 1752. Pero no sería hasta la llegada de la película “L´Amore”, así como de Roberto Rossellini y la actriz italiana Anna Magnani, que la localidad comenzó a dar señales de su existencia al mundo. Es más, en la actualidad se puede visitar un museo dedicado a Anna Magnani en el núcleo urbano.

Furore 1

Dicen del pueblo que es el más escondido de Italia, y lo cierto es que así fue durante mucho tiempo. Al no contar ni con plaza, ni un conjunto de casas centrales (debido a su escabrosa geografía), los turistas que pasaban por las inmediaciones no le daban ninguna oportunidad.

Hoy por hoy se conoce, y mucho. Quizá por la belleza que le confiere su atracción principal, el Fiordo. Es precisamente en esta formación en la que se alojan las pocas casas de la villa, que quedan colgando grácilmente por encima de las rocas.

La pequeña playa que se forma con la entrada de agua es sencillamente preciosa. Un remanso de paz de aguas cristalinas que ofrece jornadas de sol agradables y tranquilas. Esta es conocida como El Fiordo de Furore , que junto con el resto de la Costa de Amalfitana, está considerada Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1997.

Furore son olivos, tejados rojos y flores coloridas. Es esencia mediterránea en estado puro y amabilidad en sus gentes. Un lugar ideal para disfrutar de los encantos de la Italia más tradicional.

Fotos vía:  portodiamalfi y yupi

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Italia, Lugares increibles



También te interesará...

Deja tu comentario