Hannibal, en Florencia

Hannibal

En el año 91 se estrenó uno de los thrillers más perturbadores y escalofriantes de la historia del cine, El Silencio de los Corderos. Esta sería una buena película más sobre asesinos en serie si no fuera por la aparición en ella del personaje de Hannibal Lecter. Este psicópata refinado interpretado por Anthony Hopkins pasó inmediatamente a formar parte de la cultura popular, tanto por su morboso pasado y sus hábiles juegos mentales como por sus educadas maneras y buen gusto.

Ocho años después el escritor Thomas Harris, creador del caníbal escribió un nuevo libro que respondía a la pregunta que el final de El Silencio de los Corderos arrojaba a los espectadores, ¿qué fue de Hannibal?. Los productores se lanzaron sobre la novela al instante para contarnos esa nueva historia y responder a la ansiada pregunta con una respuesta tan refinada como el propio doctor, Florencia.

En Hannibal, podemos contemplar muchos de los puntos fuertes de esta hermosa ciudad del norte de Italia. La biblioteca donde el cauto doctor Lecter trabaja y que se recuerda por una no muy agradable escena de la muerte de un policía, se trata del Palazzo Vecchio, y se encuentra en la magnífica plaza de la Señoría. Dentro acoge un museo en el que se exponen obras de pintores italianos de renombre como Miguel Ángel, Visari o Bronzino. En lo alto de la fachada principal, la misma que podemos ver en la película, se encuentra la Torre de Arnolfo, uno de los emblemas de Florencia.

Otras localizaciones que sirvieron como escenario fueron el Ponte Vecchio, un puente medieval que alberga gran cantidad de tiendas y negocios, principalmente joyerias o Il Duomo, la catedral de Florencia, una obra maestra del gótico del siglo XII, Santa María del Fiore, famosa por su gigantesca cúpula y una de las edificaciones más grandes de la cristiandad.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Italia, Lugares de cine, Viajar por Europa



Deja tu comentario