Waitomo Caves, una cueva con su propio cielo

Waitomo cuevas

Al norte de Nueva Zelanda, a 60 km de la ciudad de Hamilton y 160 de Rotorua, encontramos las Waitomo Caves, un recorrido de cuevas subterráneas que se perfilan como el principal punto turístico de la zona. Estas cuevas de roca calcárea cuentan con un gran número de grutas, con características muy diferentes entre ellas.

Las más conocidas son aquellas en las que el Aracnocampa Luminosa, o Glow Worm, acampa a sus anchas. Esta larva, única en el mundo, habita las cavernas de esta zona de Nueva Zelanda. Viven colgadas del techo y su principal característica es que son capaces de dar luz. Con esta luz, el gusano pretende atraer a los mosquitos de la zona, que creerán estar viendo el cielo y terminan atrapados en un mar de gusanos. Estas cuevas se complementan con un rio subterráneo y una serie de preciosas estalactitas que podrán ser vistas por el turista.

Existen otras cavernas como la Aranui Cave, que se diferencian mucho de la primera. Y es que esta segunda gruta no tiene rio y se debe recorrer a pie. Al no tener río la humedad es menor, requisito imprescindible para la existencia de los Glow Worm, por tanto estas últimas no contarán con este atractivo. No obstante, cuenta con atractivos suficientes para llamar la atención del turista.

Es la gruta más estrecha y tiene varias cámaras que van intercalando diferentes niveles en el recorrido. En los puntos más altos de la cueva encontramos las estalactitas y estalagmitas, que están consideradas como las más delicadas del mundo entero. Formaciones de hasta 2 toneladas que sorprenderán al turista por su belleza.

Waitomo Caves puede ser visitada de la mano de varias agencias locales, que además ofrecen una serie de actividades diferentes entre sí como exploración de los ríos subterráneos, el típico paseo en barca o actividades de Rápel.

Foto vía: odditycentral.com

Imprimir

Categorias: Lugares increibles, Nueva Zelanda, Viajar por Oceanía



Deja tu comentario