Alkimos, un barco fantasma en Australia

alkimos

Tengo cierta fascinación por las cosas y los lugares abandonados. Me gusta pasear entre ruinas e imaginar cómo fueron antes, quienes vivieron o qué sucedió para que terminaran así. Y lo bueno es que el mundo está lleno de sitios semejantes entre castillos, mansiones, ciudades y hasta barcos.

Sí, barcos también, aunque no necesariamente deben estar a metros y metros bajo el mar. Hay barcos que por alguna causa quedan encallados y abandonados a la buena de Dios o a merced de las fuerzas de la naturaleza. Ese es el caso del Alkimos, un barco mercante que naufragó en la costa norte del estado de Western Australia, cerca de Perth, en 1963.

Los barcos tienen historias tan largas y complicadas como algunas casas. Éste se construyó en Estados Unidos, participó en la Segunda Guerra Mundial y finalmente se vendió a una empresa de transporte griega que lo bautizó Alkimos, “fuerte”.

El Alkimos navegó por más de veinte años los mares del mundo entero pero en 1963, mientras cumplía una ruta desde Jakarta a Bunbury, colisionó contra un arrecife. Entonces fue llevado hasta Fremantle, el puerto de Perth, y reparado durante dos meses pero como nadie quiso pagar los costes se lo remolcó hasta mar abierto. La corriente lo trajo de vuelta hacia la costa pero no podía ser remolcado de nuevo así se tomó la decisión de inundarlo un poco para asegurarlo en su lugar.

Tiempo después se lo reflotó, se lo llevó a otro sitio y como del periplo terminó muy dañado se lo abandonó en su lugar actual en Eglinton Rocks. Y entonces comenzaron las historias de fantasmas. Antes era mucho mas visible desde la playa pero el agua lo está desarmando lentamente y cada vez se distingue menos su forma. Por eso, la única manera de apreciar el barco es acercándose a bordo de otro. Un triste final, ¿no es cierto?

Foto: vía Sportfish World

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Australia



También te interesará...

Deja tu comentario