Viaje a Praga, guía de turismo

Vista de Praga

Praga se sitúa como uno de los destinos más deseados, con sus calles empedradas, sus enormes agujas que hacen de ella un museo al aire libre, sus restaurantes, tiendas y cafeterías. Verano es la mejor época para visitar la ciudad, aunque tiene la desventaja de recibir muchos turistas y estar todo un poco saturado. Probar a viajar en primavera, los meses de abril y mayo, o en otoño, allá por septiembre y octubre.

El centro de Praga ha sido designado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Tras años de represión comunista, Praga vuelve a ser una de las ciudades más turísticas del mundo. Su ambiente de ciudad de cuento de hadas hace de ella un lugar ideal para los románticos, para aquellas parejas que quieran vivir un maravilloso fin de semana.

Es muy fácil callejear por el centro de la ciudad, donde todo está muy a la mano. El famoso Puente de Carlos, el Castillo, la Catedral, los laberintos de callejones y calles empedradas y serpenteantes, hacen de este rincón un lugar hermosísimo.

-VISITAS

Vamos a comenzar por el distrito del Castillo, allá en la cima de la colina que domina la ciudad. Allí encontraréis quizás las mejores iglesias y museos de Praga. Entre ellas, la Catedral de San Vito, o el Castillo, fundado en el siglo IX y que aún sigue siendo la residencia oficial del presidente checo. Visitar también el hermoso Palacio Real, y la basílica románica de San Jorge.

Muy cerca tenemos la Galería Nacional, con una notable colección de arte antiguo de Bohemia. Detrás de la galería no os quedéis sin atravesar el romántico Golden Lane, un callejón empedrado y pintoresco. Desde aquí tendréis unas vistas maravillosas del Puente Carlos. Aunque yo os aconsejaría que bajaráis y lo viérais in situ.

El Puente Carlos es quizás de los símbolos más fotografiados de Praga. Su construcción comenzó en 1357, y hasta 1841 era el único puente que había en la ciudad. Cruzarlo es sentirnos verdaderamente en Praga, con sus músicos y artistas callejeros que se agolpan en él. Se trata sin duda de uno de los lugares más pintorescos y visitados de la ciudad.

Ahora nos acercamos al corazón de la ciudad antigua, la Plaza de la Ciudad Vieja, la que albergaba el mercado desde el siglo XI. Rodeada de maravillas arquitectónicas hoy sigue acogiendo el tradicional mercadillo navideño. En el centro de la plaza se halla la estatua de Jan Hus, símbolo nacional. En ella podemos ver el Ayuntamiento gótico, a cuya torre podemos subir, o las magnificas iglesias de San Nicolás y la Iglesia Tyn, una de las más bellas en el horizonte de Praga.

Algo que os maravillará sin duda en Praga es Vysehrad, en cuyo horizonte podemos descubrir las torres de la Iglesia de San Pedro y San Pablo. Detrás de esta iglesia se halla el cementerio Slavin, donde se hallan enterrados muchos de los intelectuales de la ciudad. Más que el cementerio en sí, lo que os llamará la atención serán las maravillosas vistas del valle del Moldava.

Vista del Puente de Carlos

– VIDA NOCTURNA

Praga es conocida por su gran cantidad de bares. Los hay de todos los tipos: tradicionales, irlandeses, ingleses, donde la cerveza tiene un protagonismo especial. La Ciudad Vieja y el distrito de Vinohrady son lugares especiales para ello. También la Praga nocturna incluye una serie de locales y salas de fiesta, en donde poder apreciar música en directo, con bandas internacionales que tocan en lugares como Roxy, Akropolis y Mecca.

Letná y Zizkov están preparados para los más jóvenes, donde la música suena a todo volumen. Rock, DJ’s, música tecno. Hay una gran cantidad de discotecas situadas en la ribera del río Moldava, en el casco antiguo de Praga y en la zona de Malá Strana.

Pero la noche en Praga también se reserva para asistir a la Ópera, en el mismo teatro en donde Mozart estrenó en 1787 su Don Giovanni. Tanto la Ópera como el Teatro son una alternativa fabulosa en la ciudad. La música jazz sonará en los bares de Malá Strana, con actuaciones en directo todas las noches.

– CÓMO LLEGAR

La mejor forma de llegar hasta Praga es a través de su Aeropuerto Internacional Praga-Ruzyne, a 16 kilómetros al noroeste de la ciudad. Los minibuses lanzaderas Cedaz enlazan regularmente el aeropuerto con el centro de Praga, e incluso pasa por los hoteles que tenéis reservados. De todas formas, el Airport Express ofrece la comunicación más rápida con las distintas estaciones de tren de la ciudad. Los autobuses públicos tienen servicios regulares a todas las zonas de la ciudad, sin embargo, sólo os los recomiendo si conocéis Praga.

– TRANSPORTES

Praga tiene un sistema de transporte público barato y eficiente. Consiste en una red de autobuses, tranvías, metro y un funicular a la colina de Petrin. El centro histórico es compacto y todo peatonal. Los tranvias ofrecen una alternativa muy barata para ver el resto de la ciudad, y hay muchas estaciones de metro en el centro. Las líneas de tranvía atraviesan el centro y son, junto con el metro, la mejor forma de moverse por Praga.

Los autobuses no se suelen utilizar mucho, ya que sobre todo operan fuera del centro turístico. Después de la medianoche, los tranvías y los autobuses ofrecen un servicio más limitado, por regla general funcionando cada hora. Los billetes sirven para cualquier transporte público de la red, y se deben comprar antes para ser validados en el momento de subirnos al medio de locomoción.

Los taxis es mejor reservarlos por teléfono, porque, ojo con los taxistas ilegales que querrán haceros pagar una tarifa mucho más elevada que la de un taxi oficial. El alquiler de un coche en Praga no es muy necesario, ya que todo el centro histórico es peatonal, además de que el aparcamiento es un problema. Asimismo, alquilar un coche en Praga es un poco costoso.

ALOJAMIENTO

Si habéis decidido venir a visitar la ciudad y buscáis un sitio para alojaros, aquí podéis ver una relación de Hoteles en Praga.

– ARTICULOS RELACIONADOS

– VIDEOS RELACIONADOS

– PARA SABER MÁS

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Guias de Turismo, República Checa, Viajar por Europa



También te interesará...

Deja tu comentario