El Big Ben, emblema ingles

Seguro que si cualquiera de nosotros piensa en Londres lo primero que se nos viene a la cabeza es el Big Ben, la legendaria Torre del reloj que se erige flemática en la esquina oeste de las Casas del Parlamento, Houses of Parliament que diría un inglés, (monumento también conocido como Nuevo Palacio de Westminster, o New Palace of Westminster), frente al mismísimo río Támesis y envuelta en la más típica niebla londinense.

El Big Ben, de estilo gótico victoriano, fue construido tras el incendio que asoló en palacio que antes allí se levantaba, ocurrido en 1834, para que formara parte de la nueva construcción que hoy constituye las Casas del Parlamento británico.

Esta torre, de casi 97 metros y basada en los diseños realizados por Charles Barry, posee cuatro relojes en su parte alta, situados a unos 55 metros desde el suelo, que fueron diseñados por Augustus Pugin y en cuya base puede leerse “Domine Salvam Fac Reginam Nostram Victoriam Primam“, (Dios guarde a nuestra reina Victoria I).

El nombre que recibe esta Torre del Reloj tiene leyenda. Y es que resulta que, en principio, iban a instalar en su campanario una campana de 16 toneladas, la cual estaba ya lista en 1856. Pero las obras de la torre no habían concluido así que la campana se guardó. Pero durante el tiempo de espera ocurrió lo peor: se rompió en una prueba de sonido. Obligados a buscar un reemplazo, refundieron la campana y fabricaron una de algo más de 13 toneladas, que es la que aún está hoy en día y que fue montada en 1858, (cuentan que ésta tiene también alguna que otra grieta). En homenaje al hombre gracias al cual se construyó e instaló la segunda, Benjamin Hall, se bautizó a esta torre como Big Ben, (el gran Ben).

Cercanas a esta gran campana, cuatro campanas más pequeñas anuncian los cuartos cuando en el momento adecuado.

El Big Ben comenzó a funcionar el 7 de septiembre de 1859. Y muy bien que lo hace pues es famoso por su puntualidad, característica propia de cualquier inglés que se precie. Y dicha puntualidad tiene mucho que ver con su sistema, diseñado por Lord Edmund Beckett Denison, que ideó un mecanismo con un péndulo y una estrella de tres puntas que permite que no se le escape un minuto ni en las temperaturas atmosféricas más adversas.

Ahora bien, a pesar de haberse mantenido inalterable incluso el bombardeo de la Aviación Alemana en la II Guerra Mundial, sí que ha sufrido algunos contratiempos en ciertas ocasiones, como el 27 de mayo de 2005, día en el que, se cree por las altísimas temperaturas, se paró durante 90 minutos.

En Agosto del pasado 2007 los curiosos turistas pudieron ver como lo paraban para revisarlo detenidamente y asearlo concienzudamente.

Si te apetece verlo en vivo y en directo, aquí tienes la dirección, (aunque si vas a Londres seguro que no tendrás problemas en ubicarlo). El Big Ben se halla en Parliament Square, Bridge Street, London, SW1A 2NE, y el teléfono al que puedes llamar para preguntar sobre él es el 44 8701 56 6366. La estación de metro más cercana es la Westmisnter, (Circle line (amarilla), District line (verde)), y la estación de tren la de Charring Cross, Waterloo, por si llegas desde fuera de la ciudad.

Aún así, has de saber que el Big Ben no puede visitarse por dentro. Tendrás que conformarte con admirarlo desde el exterior.

Si queréis pasar unos días allí, aquí tenéis una relación de hoteles a buen precio, y de vuelos a Londres.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Reino Unido, Viajar por Europa



Comentarios (1)

  1. y ati que mas te importa dice:

    lo prfiero en ingles

Deja tu comentario