Consejos para volar

interior de un avión

Nuestro viaje comienza en el mismo momento en que pisamos la escalerilla del avión. Son muchos los miedos e inseguridades que pueden surgirnos durante el vuelo, pero hay consejos que pueden ayudarnos a tener ese vuelo mucho más cómodo y saludable.

La salud es importante y hemos de saber que factores como la presión barométrica y de oxígeno, las turbulencias, la humedad, el ruido y la temperatura, pueden afectarnos negativamente. Por eso hemos de cuidar los siguientes detalles:

– La humedad

Es más baja de lo normal en el interior del avión cuando se está en el cielo a velocidad de crucero. La humedad en ese instante se reduce entre un 10 y un 20%, por lo que nos puede producir una sensación de sequedad en la piel y los ojos y en las vías respiratorias, y, consecuentemente, sensación de ahogo.

* Consejo: evitar el alcohol y el café incluso desde el día antes. Durante el vuelo es recomendable beber agua o zumos, e incluso usar una crema hidratante para la piel.

– Las turbulencias

Las peligrosas son las denominadas “turbulencias de aire claro” que se producen repentina y bruscamente. Pueden ocasionar daños físicos producto de movimientos extraños.

* Consejo: es recomendable llevar el cinturón abrochado todo el trayecto mientras no estemos de pie.

– La presión:

Cuando el vuelo alcanza velocidad de crucero, las condiciones de presión en el interior son las equivalentes a las que existen en zonas montañosas de entre 1500 y 2000 metros de altitud. La reducción de la presión favorece el que los gases se expandan y den flatulencias. También favorecen la acumulación de líquidos y, como consecuencia, la hinchazón de las extremidades.

* Consejo: no se deben tomar comidas flatulentas desde el día anterior. Para evitar la hinchazón de las extremidades es aconsejable, andar por el pasillo de vez en cuando y no estár siempre en una posición estática.

– Taponamiento de oídos:

Se produce también por los cambios de presión al despegar o aterrizar.

* Consejo: hay varios métodos para desentaponarlos e igualar la presión en el oído medio. Podemos cerrar la nariz con los dedos y soplar sin sacar el aire. También podemos sonarnos la nariz, o simplemente mascar chicle.

El Jet Lag

Es la somnolencia o cansancio diurno que se produce por las diferencias horarias entre el lugar de origen y el de destino.

* Consejo: poco se puede hacer, pero se aconseja que para estancias cortas intentemos mantener el horario de casa con una diferencia de unas 4 horas.

– El espacio

La estrechez puede producir que no podamos movernos todo lo que debiéramos. Esto produce a veces hinchazón de lso tobillos y perjudica los problemas circulatorios. Se estima que estar más de 8 horas sentados en un sitio estrecho puede producir el conocido como “Síndrome de la clase turista”, caracterizado por dificultad respiratoria, dolor torácico y malestar provocado por un cuadro tromboembólico venoso.

* Consejo: volar con ropa ancha que permita mayor libertad de movimientos y menos presión sobre el cuerpo, así como mejor ventilación. Mover cada poco tiempo los miembros en el mismo asiento. Ocasionalmente, pasear por los pasillos del avión

Hay una serie de ejercicios que se recomiendan para estos casos:

Consejos para volar

Aquí tienes otros consejos de viaje

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Consejos para viajar



También te interesará...

Comentarios (1)

  1. Eugenio dice:

    Muchísimas gracias por estos datos.
    Ya mismo marco la página y la estaré mirando toda porque en unos días tengo mi primer viaje.

    Desde Argentina, muchas gracias.
    chauuuu

Deja tu comentario