El Barrio Rojo en Amsterdam

Barrio Rojo de Amsterdam

El Barrio Rojo es hoy día una de las visitas turísticas más conocidas de Amsterdam. Una de las imágenes que definen al Amsterdam actual; sus vitrinas, en las que prostitutas ligeras de ropa se contonean llamando a cuantos turistas pasan por delante; sus sex shops; sus locales de alterne, y sobre todo, el característico color que ilumina al barrio cuando cae la noche y se encienden las luces de neón rojo que inunda toda esta zona.

Independientemente del negocio que encierra, y de que se trate en algunos casos, de turismo sexual, simplemente pasearte por esas calles es un espectáculo por su originalidad y su colorido.

Si nos situamos en la estación central y en la gran avenida que lleva hasta la plaza Damm, el barrio Rojo queda a mano izquierda, en la zona antigua de la ciudad, en el Oude Zidje. Y es que la zona roja de Amsterdam existe desde prácticamente el año 1200. El conocido como barrio chino o walletjes, por los holandeses, son apenas unas calles que se entrecruzan, tres principales, y las callejas circundantes y abarca desde la Warmoestraat (la calla más visitada de toda la ciudad por los turistas) hasta el Zeedijk y Damstraat.

Su historia marinera ayudó a que el barrio Rojo creciera durante el siglo XV. Tanto aumentó el negocio sexual, que hubo de limitarse la zona donde las prostitutas podían ejercer, y fueron tales las leyes que hubieron de implantarse para controlarlo, que aquellas prostitutas que se salían de esa zona tenían que volver al barrio desfilando al son de un flautín y un tambor, en castigo. Varias veces intentaron prohibirla, pero finalmente en el siglo XVII se aprobó la prostitución en la ciudad. La aprobación de estos escaparates donde se exhiben se realizó en 1911, y hoy día, el número de ellos se controla por ley.

Barrio Rojo de Amsterdam

Estos callejones donde muchas se exhiben, y que a veces resultan incluso sórdidos, pueden resultar siniestros por la noche, y mucho se ha hablado y se comenta siempre sobre la seguridad en ellos. Particularmente, he estado varias veces en Ámsterdam, y si bien se hace extraño pasear en la noche allí, todo parece estar bastante controlado. De día, sin embargo, aquello es más una fiesta para el disfrute del turista y no hay por qué temer nada, porque siempre se está muy acompañado, incluso, hasta masificado. No obstante, y a pesar del respeto que pueda causar cruzar ese barrio de noche, es realmente a estas horas nocturnas cuando se encuentra lo más típico; sus luces de neón, ese ambiente ciertamente sórdido, el rojo que impregna sus fachadas y sus escaparates…

Para saber más sobre la ciudad

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Holanda, Viajar por Europa



También te interesará...

Comentarios (2)

  1. vicent dice:

    jo e ido de fin de curso a amsterdam i es muy bonito , aunque no vayais para entrar a las prostitutas , o no fumeis i no vayais a los coffe shops , es que es bonito , sus calles transiten alegria , jo quiero volver el verasno que viene pero de viage de amigos por que es fabuloso , ademas para poder disfrutar de los coffe shops .

    salud !!

  2. yo dice:

    aaaaaaaaaaaaaaay diooooooooooooos quiero ir para alla. from Dominican Republic

Deja tu comentario